ShareThis

Eduardo Ramírez (Papo) hace oficial sus aspiraciones a la alcaldía de San Juan de la Maguana(Me robe esto de notiopinion.blogspot)

Eduardo Ramírez (Papo) hace oficial sus aspiraciones a la alcaldía de San Juan de la Maguana

Por: Favio Junior 

San Juan de la Maguana.- El dirigente del Partido Revolucionario Moderno Eduardo Ramírez (Papo), hizo oficial sus aspiraciones a la alcaldía de San Juan de la Maguana.

En un encuentro con la prensa, precisó que en una gestión suya debe primar la transparencia y el servicio en base a lo que demanda como prioridad la ciudadanía.

Eduardo Ramírez (Papo), dijo que tiene en carpeta una serie de proyectos que de llegar ejecutará en beneficio del pueblo. 

Refirió la necesidad de construir un nuevo y moderno matadero, que los corbanos tengan su mercado, crear un plan social para proteger a las madres que laboran para la alcaldía.

Ramírez, sostuvo que, las actividades culturales,  recreativas y sociales que generan recursos como el carnaval y las fiestas patronales deberán ser transparentes y no quedarse en manos de quienes organizan. 

De igual modo precisó que hay que hacer una alcaldía de cara al pueblo y que decida modernizar los mercados, higienizarlo y sobre todo organizar a los mercaderes dentro de las instalaciones.

En otro orden Eduardo Ramírez (Papo), solicitó a su Partido Revolucionario Moderno, no señalar en San Juan de la Maguana y permitir que en la convención se compita en buena lid.

Carta de Americo Lugo a Trujillo(13-2-1936)....

"INDEPENDENCIA INTELECTUAL FRENTE A LA TIRANÍA DE TRUJILLO.
Carta circulada clandestinamente donde se refleja el alto espíritu moral de una de las más brillantes figuras de la intelectualidad dominicana frente a la tiranía, y que la Librería Dominicana se complace en reproducir para conocimiento general y como homenaje a su autor, el doctor Américo Lugo."

Ciudad Trujillo, Distrito de Santo Domingo,

13 de Febrero de 1936

Generalísimo
Rafael L. Trujillo.
Presidente de la República.

CIUDAD

Honorable Presidente:

En el discurso pronunciado por Ud. el 26 de Enero último al inaugurar el acueducto y el mercado de Esperanza, hace Ud. una afirmación que no puedo dejar pasar por alto, relativa al encargo que, a iniciativa de Ud. me fué propuesto por el gobierno dominicano y que, aceptado por mí, dió ocasión al contrato celebrado entre éste y yo en fecha 18 de julio de 1935, y en virtud del cual me he comprometido a escribir una nueva Historia de la Isla de Santo Domingo. Dicha afirmación es la siguiente: "Que Ud. me ha confiado el encargo de escribir, en calidad de Historiador Oficial, la historia del pasado y del presente".

Me veo en la necesidad de ocupar su elevada atención para manifestarle que no me considero historiador oficial ni obligado a escribir la historia de lo presente. No me considero historiador oficial, porque mi convenio excluye por naturaleza de toda idea de subordinación y debe ser cumplido exclusivamente bajo los dictados de mi conciencia. No recibo órdenes de nadie y escribo en un rincón de mi casa. Tampoco me considero historiador del presente, porque, por el contrario, la cláusula primera de mi contrato con el Gobierno Dominicano excluye de manera expresa el escribir la historia del presente. Dicha cláusula dice así: "El doctor Américo Lugo se obliga frente al Gobierno Dominicano a escribir una obra intitulada Historia de la Isla de Santo Domingo, que constará de cuatro volúmenes en octavo, de cuatrocientas páginas, más o menos, cada volumen; la cual comprenderá el período comprendido entre los años 1492 a 1899, o sea desde el descubrimiento de la isla basta la última administración del Presidente Ulises Heureaux inclusive. A partir de esa fecha, el Dr. Lugo se obliga a hacer en su obra un recuento histórico de las demás administraciones". "Recuento" significa: Enurneración, inventario". En consecuencia, recuento histórico significa una enumeración de sucesos históricos; pero de ningún modo significa escribir la historia de dichos sucesos. Y un recuento es lo único a que me he obligado, a contar de 1899 o sea de la última administración del Presidente Heureaux. El título de historiador oficial carecía de sentido aplicado a un historiador del pasado. No podría referirse sino a la persona nombrada para escribir la historia de la administración actual; y la historia de la administración actual está excluida de mi Contrato, con el Gobierno Dominicano, como lo está la de todas las demás administraciones públicas posteriores al 26 de julio de 1899. Yo manifesté al enviado de Ud. que mi deseo era y había sido siempre no escribir historia sino hasta el año 1886 solamente. Se me arguyó que mi historia quedaría muy atrás para los estudiantes; y en obsequio de éstos convine en alargarla hasta 1899 y en hacer un recuento o enumeración de sucesos históricos a contar de esa fecha, pero nada más.

A Ud. no podía sorprenderle que yo me negase a traspasar en mi historia, los linderos del siglo XX. Ud. recordará que en Marzo de 1934 Ud. me ofreció una fuerte suma de dinero para que yo salvara mi casa, a cambio de que yo escribiera la Historia de la Década, lo cual era proponerme que fuese su historiador oficial; y Ud. recordará así mismo que preferí perder mi casa, como efectivamente la perdí, contestando a Ud. en carta de fecha 4 de abril de 1934 lo siguiente: "Yo podría ser, aunque humilde, historiador, pero no historiógrafo... Creo un error la resolución de escribir la historia de la última década. Lo acontecido durante ella está todavía demasiado palpitante. Los sucesos no son materia de la historia sino cuando son materia muerta. Lo presente ha menester ser depurado, y sólo el tiempo destila el licor de verdad dulce y útil para lo porvenir. Todo cuanto se escribe sobre lo actual o lo inmediatamente inactual, está fatalmente condenado a revisión.

La administración del general Vásquez y la de Ud. sólo podrán ser relatadas con imparcialidad en lo futuro. El juicio que uno merece de la posteridad no depende nunca de lo que digan sus contemporáneos; depende exclusivamente de uno mismo. Aparte de estas consideraciones decisivas, yo no podría escribir ese trozo de historia por dos razones: la primera, mi falta de salud; la segunda, mi falta de recursos. Recibir dinero por escribirla en mis presentes condiciones, tendría el aire de vender mi pluma, y ésta no tiene precio".

No cabe en lo posible que quién escribió a Ud. lo que precede, acepte, ahora ni nunca, el cargo de Historiador Oficial. Aunque Ud. hubiera de alcanzar y merecer todo lo que se propone y dice en su discurso, de lo cual yo me alegraría por el bien que reportaría el país, yo no sería su historiógrafo. No puedo serlo de nadie. Un historiógrafo o historiador oficial huele a palaciego y cortesano, y yo soy la antítesis de todo eso. No soy ni puedo ser sino un humilde historiador de lo pasado, y sólo como tal me he obligado con el Gobierno. Un historiador oficial es un historiógrafo, y la diferencia que hay entre simple historiador e historiógrafo ha sido magistralmente expuesta por Voltaire en su "Diccionario Filosófico", vocablo "Historiografía", en donde dice: "Este título es muy distinto del título de historiador. Se llama historiógrafo en Francia al hombre de letras que está pensionado. Es muy difícil que el historiógrafo de un príncipe no sea embustero, el de una república adula menos, pero no dice todas las verdades. En China los historiógrafos están encargados de coleccionar todos los títulos originales referentes a una dinastía... Cada soberano escoge su historiógrafo. Luis XIV nombró para este cargo a Pellisson. . . "

También se debe a mi exclusiva iniciativa la cláusula séptima del referido contrato del 18 de julio de 1935, cláusula que se refiere a la cesión de 5.000 ejemplares al Gobierno Dominicano. Esta no me exigió nada; pero yo no hubiera aceptado su oferta de escribir una historia sino a condición de ofrecer, a mi vez, la manera de reembolsar ampliamente la cantidad de dinero que costase escribirla y editarla. Es mi firme voluntad, sean cuales fueren las condiciones en que yo escriba mi Historia; poner desinteresadamente mi obra, por algún tiempo, a disposición del Estado.

He aceptado escribir una nueva historia de Santo Domingo a pesar de mi poca idoneidad por la razón capital expresada en 1932, en mi introducción al curso oral sobre historia colonial, cuando digo: "El efecto más doloroso para nosotros de la decadencia de la isla ha sido que, desde entonces, la historia de ésta quedó enterrada en los archivos coloniales; y allí está y estará hasta que la rescate de la noción que la conciencia nacional va creando de sí misma y tan poco a poco como lo requiere el hecho de que la formación de la conciencia nacional depende del conocimiento de la historia patria". Cuando Ud. me propuso escribirla, envió a decirme que Ud. consideraba que prestaría un servicio eminente a las generaciones futuras aportando su concurso para que yo la escribiera, y yo acepté, por mi parte, el escribirla, con el único pero elevado propósito de contribuir, siquiera modestamente, a la formación de la conciencia nacional, que todavía no existe pero acepté teniendo cuidado en evitar, como se vé en las cláusulas primeras y séptima de mi contrato, que nadie pueda erróneamente figurarse que pertenezco a la farándula que sigue a Ud. como sigue a todos los potentados de la tierra, tratando de medrar a cambio de lisonjas.

Creo que, en honor a la verdad, si Ud. hubiera podido tener a mano y compulsar el contrato que he celebrado con el Gobierno Dominicano, no se habría expresado en la forma en que lo hizo, atribuyéndome un cargo que no tengo y una obligación que no me corresponde. Creo también que aunque Ud. me haya tratado muy poco, me conoce lo bastante, como me conoce todo el país, para saber que yo no me puedo consentir en verme uncido a ningún carro triunfal. La virtud y la ambición son en principio incompatibles. Los vencedores no tienen entrada franca en mi cristianizado espíritu. Los que la tienen son los pobres y los humildes. "Los humildes serán ensalzados y de los pobres es el reino de los cielos", dice el Evangelio. En cuanto a los grandes triunfadores, éstos pertenecen a la historia: ella se los entrega a la posteridad, y la posteridad ha de juzgarlos. No se puede formar Juicio histórico contemporáneo sin violar la jurisdicción de ese tribunal misterioso y supremo.

Yo no tengo "una mentalidad erudita". Sólo tengo ideas claras y rectitud de corazón. No he estudiado nunca por la simple curiosidad de saber, sino, conforme a Aristóteles, para ser bueno y obrar bien. En este sentido creo que la lectura de la historia es una suprema lección de moral. Es injustificado el desdén hacia la historia del pasado. No hay pasado obscuro. La obscuridad sólo está en nosotros. Es del pasado de donde viene siempre la luz con que vemos hoy con el espíritu las cosas, sencillamente porque no puede venir del porvenir. El porvenir sería tan obscuro como la muerte, si no fuera porque la luz de lo pasado es tan potente que permite prever ciertos acontecimientos de un futuro próximo. Y la ciencia difícil del mando es la eminencia sobre la cual la historia proyecta con más claridad la luz. Aunque la marcha de la humanidad sea progresiva, el hombre de Estado debe abismarse en la contemplación de lo pasado, porque éste es raíz, tronco y savia de los frutos del presente, sin los cuales éste se marchitaría y se secaría como rama arrancada del árbol.

Antes de elaborar sucesos históricos es indispensable estudiar los sucesos realizados por las generaciones anteriores. Ellos son la experiencia de la vida; ellos suministran las reglas y modelos. Y de modo singular necesita el político el conocimiento del pasado de su pueblo, porque ese pasado es la cantera de los materiales apropiados para la fábrica de una obra política verdaderamente nacional. La índole de un pueblo no puede estudiarse sólo en su generación viviente. En política ninguna solución es fácil; ningún error es teórico. Las disposiciones legislativas de un pueblo, aunque sean científicas; son perturbadoras cuando no respondan a sus necesidades, a su situación, opiniones y creencias. Lo que se llama reconstrucción nacional debe hacerse de acuerdo con lo pasado: la reconstrucción contra el pasado es pura ideología; es lo mismo que si para reparar un edificio, se prescindiese de él.

Los más grandes, guiadores de sociedades y de ejércitos han medido sus pasos por la lección de la historia y acuñado sus hazañas en este acerado y finísimo troquel. Los mejores reyes y capitanes de Grecia y Roma y del mundo se criaron y formaron en el regazo de la historia, y aún algunos magistralmente la escribieron. La almohada de Alejandro era la Iliada junto con su espada; César puso al lado de la suya sus admirables Comentarios; y Napoleón, en sus reflexiones sobre la campaña del Magno Macedonio, nos revela su atento y profundo estudio de lo pasado. El rey Alfonso el Sabio, el hombre más culto del siglo XIII, escribió la Historia de España para enseñar al pueblo español sus orígenes; también escribió la del suyo el profeta Moisés, mientras lo guiaba a la tierra prometida; y Mahomet el Conquistador leía y fundaba escuelas mientras combatía. La excelsitud no se improvisa. Las grandes acciones exigen poderoso y cultivado entendimiento, y necesitan ser puestas, antes de ser realizadas con audacia, bajo el signo de la prudencia, virtud suprema del que manda y rige pueblos y que sólo se acendra en la lección atenta de la historia.

La actual generación dominicana es precisamente, en mi pobre concepto, la más desgraciada de cuantas han hollado con su planta el suelo de la isla sagrada de América.

Débese ésto a la Ocupación Americana, que fué escuela de cobardía y envilecimiento, debilidad y corrupción, y cuya acción depresiva y deletérea destruyó la energía del carácter, la seriedad de la palabra, la vergüenza en el obrar, dejando, a la hora de la Desocupación, un pueblo muelle, despreocupado y descreído sobre esta tierra de acción y de fé, que fué almáciga de héroes desde los primeros tiempos del descubrimiento del Nuevo Mundo y que dió a éste, en el siglo XIX, un príncipe de la libertad en Francisco del Rosario Sánchez. Los poderes públicos deben estimular en nuestra juventud el florecimiento de aquellas energías de que dieron alta prueba Meriño frente a Santana, Luperón frente a España, Emiliano Tejera frente a Báez, Luis Tejera frente a la tentativa filibustera de 1905, y, frente al desembarco de los norteamericanos en San Pedro de Macorís, Gregorio Urbano Gilbert. Es menester buscar al historiador dominicano que más se asemeje a Tucídides, para que evoque en toda su épica belleza el proceso glorioso de esta república nuestra durante la Anexión y riegue con la corriente y declaración de los sucesos antiguos los modernos, a fin de vigorizar la debilitada cepa del presente.

Mi creencia, cada vez más arraigada, de que el pueblo dominicano no constituye nación, me ha vedado en absoluto ser político militante. No he sido, dentro de los términos de mi país, ni siquiera alcalde pedáneo. En una serie de artículos publicados en 1899 y reproducidos luego en "A Punto Largo", he escrito lo siguiente: "Gobernar es Amar". "Son, a mi ver, más compulsivos para el político que para el sacerdote los deberes de humanidad, dulzura, piedad y tolerancia, porque lo más grave de la ley es como afirma San Mateo. el juicio, la misericordia y la fé. Para mí la cuestión no es dispensar el bien y el mal como las divinidades antiguas, sino hacer el bien; es no adoptar resoluciones que no estén cimentadas en la rectitud del corazón, es dar al pueblo toda su personalidad enérgica y viril, fortificando diariamente su espíritu en el rudo ejercicio de la libertad, que es el único que produce los caracteres enérgicos que forman las naciones y mantienen independiente al estado de toda dominación extranjera; es proporcionar, no la educación meramente intelectual que sólo sirve para aumentar las filas de los peores auxiliares del poder, sino la que fecundiza, extiende y vivifica la libertad jurídica, hasta el punto de producir la libertad política, que es la verdadera libertad; es poner fuera. de todo alcance los derechos del ciudadano y reducir al mínimum necesario los de los poderes públicos, es finalmente, consagrarse al bien público con perfecto desinterés material e inmaterial, amar la pobreza y practicarla, despreciar el aplauso en absoluto, adoptar sólo los medios que justifiquen la nobleza de los fines y acuñar la paz en las palabras, en las medallas, en los actos y en las almas.

Suplico a Ud. dispensarme por haberle distraído de sus importantes ocupaciones, y espero que Ud. no tendrá inconveniente en reconocer, como es de estricta verdad y justicia, que no estoy encargado de escribir la historia del presente, sino la del pasado hasta el 26 de Julio de 1899, y que lo único a que estoy obligado, respecto del presente es a hacer una enumeración de los sucesos históricos a contar de 1899, todo de conformidad a mi contrato con el Gobierno Dominicano, de fecha 18 de julio de 1935; y que es conforme a este criterio que debo continuar escribiendo la Historia de la Isla de Santo Domingo.

Soy de Ud. Honorable Presidente, con sentimientos de la consideración más distinguida.

AMERICO LUGO

Entregan equipos, herramientas y materiales para rescate a DC en San Juan


  



San Juan de la Maguana(Edgar Omar Ramirez Read).- En un acto celebrado en la mañana de este sábado, fueron entregados "equipos y herramientas para el rescate" a la Dirección Provincial de la Defensa Civil. Esta entrega fue realizada en cumplimiento de una promesa realizada por el presidente Danilo Medina, tras gestiones realizadas por la Diputada Lucia-Yomaira-Medina.


En ese orden, el general Rafael Ant. Carrasco Paulino, Director Ejecutivo de la Defensa Civil(DC), se traslado a esta Provincia para cumplir con dicha encomienda y realizar una entrega que se puede considerar histórica en relación a los organismos de socorro.

A través del Ministerio Administrativo de la Presidencia, el primer mandatario dispuso que; la entrega de un local totalmente remozado y adecuado a las exigencias de la DC,equipado con mobiliario de oficina y equipos tecnológicos; una camioneta, una aeronave no tripulada(dron), tres motobombas, ocho motosierras, camillas de trauma, varias carpas multiusos, indumentarias para el personal, siete radios de comunicación, un equipo de radio VHF con capacidad para 128 canales en frecuencias de radio-aficionados suministrados por Radio Club Dominicano, seis motocicletas, radios de comunicación,uniformes completos, palas, carretillas, botiquines de primeros auxilios entre otras.
Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de William de Oleo, gobernador provincial, quien luego de resaltar el trabajo que realiza la DC y su cuerpo de voluntarios en favor de la ciudadanía en diferentes épocas del año, agradeció al Presidente de la República el donativo y a la Diputada Lucia-Yomaira-Medina por sus gestiones.
Posteriormente Hanoi Sanchez Paniagua, alcaldesa municipal dio las gracias en nombre de la municipalidad y de los ejecutivos municipales de toda la provincia. Destacando y agradeciendo el empeño del Presidente Medina para proveer a los diferentes municipios de equipos y herramientas que le permitan afrontar con eficacia los eventos catastróficos que nos afectan, y pidió a la población respaldar y siempre seguir las orientaciones de la DC para que podamos superar las dificultades que enfrentamos con frecuencia.
Luego, el Presidente de la Comisión Nacional de Emergencia y director ejecutivo de la Defensa Civil, general Rafael Carrasco destacó que con "esta entrega de equipos y herramientas, el Gobierno ha querido optimizar la capacidad de respuesta de ese organismo a la población mas vulnerable de esta provincia y sus municipios ante la ocurrencia de fenómenos naturales u ocasionados por el hombre".
La diputada Medina, en cambio, luego de valorar la entrega y disposicion de los miembros de la DC, expreso y señalo que "con esta actividad se reafirma el compromiso del Presidente Medina de trabajar en favor de la gente" y enfatizo que " ademas de que es obvio que mejora la capacidad de respuesta de la DC en San Juan, esta entrega tiene como objetivo dignificar la extraordinaria labor de ese organismo en la Provincia; ahora Sandra(directora Provincial de DC) no tendra que mendigar el apoyo de otras instituciones, sino que tendra en sus manos equipos y herramientas con los que pueda seguir brindando esa altruista labor".
En las palabras finales la Diputada Yomaira Medina, dijo que "esta entrega no es todo, sino que como complemento, me comprometo a gestionar y entregar una ambulancia nueva, para que la DC, pueda manejar directa y mas rapido las acciones de socorro en favor de los mas necesitados", y finalizo con este llamado; "Presidente, siga con su mutismo, que sus obras hablan por usted".
Al cierre de la actividad Sandra Matos, ofreció breves palabras de agradecimiento al Presidente, al Director de la DC, a Yomaira Medina; pero lo mas emotivo fue cuando dijo que "siempre me siento un tanto molesta cuando dicen que los voluntarios de la DC, son héroes anónimos" pidió que se pusieran de pies pues no eran anónimos,  sino que ellos son "personas con rostros y nombres". Finalizo diciendo que "si antes con sus "manos y voluntad lo hicieron bien" con esta entrega lo harán "mejor".
Nota: Antes de iniciar un recorrido por las instalaciones y la entrega formal de los equipo y herramientas, el Director Ejecutivo, acompañado de las autoridades civiles y militares presentes, hicieron entrega de un "Reconocimiento" a Sandra Matos, por su encomiable labor en la DC por mas de 20 años. 

Atletas, Alimentación, y Exitos Deportivos.

CIENCIA - ALTO RENDIMIENTO

Sin estrógenos ni testosterona: el grave peligro de los atletas que dejan de comer obsesionados por el éxito.

INTERNACIONAL - 2019/01/31 - Anna Boniface parecía tener el mundo a sus pies cuando finalizó el maratón de Londres de 2017 como la más rápida corredora amateur de la prueba.
Su actuación fue tan convincente, terminando los 42,195 kilómetros en dos horas y 37 minutos, que le valió un lugar en el equipo de Inglaterra para el maratón de Toronto ese mismo año.
Pero solo habían pasado 16 kilómetros de su debut internacional cuando su mundo comenzó a derrumbarse.
El tobillo de Anna había dicho basta.
“Fue la revelación que me rompió”, recordó Boniface en entrevista con la BBC.
 Sin estrógenos ni testosterona: el grave peligro de los atletas que dejan de comer obsesionados por el éxito
https://www.instagram.com/p/BrFFllrAxKx/?utm_source=ig_embed
Anna Boniface comparte su historia para concientizar sobre los riesgos de sufrir trastornos alimenticios.
“Fue horrible. No había nunca dejado de acabar una carrera en mi vida”.
“Pensé que simplemente podía luchar de alguna manera hasta el final, pero me di cuenta que no podía seguir. Solo tuve que sentarme en el bordillo y esperar”.
Pero lo peor estaba por llegar para la corredora británica.

Los síntomas

Además de la fractura por estrés de su tobillo, las pruebas encontraron muy baja densidad en sus huesos, incluyendo osteoporosis en su columna vertebral, lo que le podía causar fractura en cualquier momento.
Estos síntomas eran característicos de la condición conocida como RED-S (Relative Energy Deficiency in Sports) o deficiencia energética relativa en el deporte.
Esto ocurre cuando los atletas restringen su dieta convencidos que la pérdida constante de peso les permitirá seguir mejorando su rendimiento, pero llegan a un punto en el que algunas funciones de sus cuerpos dejan de trabajar.
La condición puede causar una gran serie de problemas de salud como una caída en los niveles de hormonas, deterioro en la densidad ósea, caída en el ritmo metabólico y trastornos mentales.

En negación

Anna, quien trabaja como fisioterapista, admitió que estaba al tanto de la condición, pero que estaba tan desesperada por seguir mejorando que ignoró los síntomas de advertencia, como por ejemplo no tener la menstruación durante ocho años.
“Tuvo que ver mucho con mi volumen de entrenamiento y no alimentarme lo suficiente, no ser lo suficientemente amplia en mis grupos alimenticios, restringir mucho los carbohidratos”, explicó.
Anna no solo pudo volver a entrenar después de un largo reposo, también volvió a tener la menstruación
“Entrenaba dos veces al día, corriendo más de 150 kilómetros a la semana en ocasiones, y quemas mucha energía con eso. Desde una perspectiva del corredor te metes en la mente que necesitas esta carrera contra el peso”.
“Te sientes atrapada en este ciclo muy rápido, queriendo perder un poco más de peso, esforzarte en llegar al peso de carrera, correr más rápido, y entonces romperte, que fue lo que pasó”.
La condición de Anna se supo antes de que ocurriera un daño mayor o más grave al cuerpo y, después de un año en reposo, ha sido capaz de volver poco a poco a correr.

Riesgos

El RED-S puede afectar tanto a deportistas masculinos como femeninos y fue reconocido desde 2014, en el que reemplazó al síndrome de la tríada de la atleta femenina que solo reconocía los efectos de demasiadas pocas caloría entre las atletas mujeres.
Ha habido pocos estudios sobre dónde predomina esta condición, pero se entiende que los deportes más comunes en los que ocurre son atletismo, ciclismo y baile, donde el ser ligero puede tener diferencia significante en el rendimiento.
En Reino Unido se impulsó una campaña para alertar sobre los problemas que puede causar tratar de mejorar el rendimiento en un deporte sin cuidar con detenimiento la dieta a seguir.
Fue lo que le pasó precisamente a Sam Woodfield, de 28 años, quien perdió un terció de su peso corporal en un año cuando comenzó a practicar ciclismo en 2016.
Tras ser fisicoculturista y deportista por naturaleza, Woodfield aumentaba su competitividad a medida que perdía peso.
Pero fue tanta su obsesión por mejorar su rendimiento que frecuentemente se sometía a exigentes recorridos de entrenamiento si comer.
Su ecuación era simple: “Más ligero significa más rápido lo que daba igual a más probabilidades de ganar”.

“Como de 80 años”

Durante un tiempo la fórmula funcionó, pero tuvo un costo.
En 2017, Woodfield sintió que tenía tan poca energía que casi ni podía subir la escaleras, no podía dormir y su salud mental estaba sufriendo.

Para Sam Woodfield lo importante es dar a conocer que también hay hombre que sufren de desorden alimenticio.
En ese momento aceptó que necesitaba ayuda y se sometió a unos exámenes que revelaron lo que le le había causado a su cuerpo.
“Me contaron que tenía muy poca grasa visceral alrededor de mi cuerpo y esa grasa es esencial para mantenerte con vida”, explicó.
“También me dijeron, que además de no tener testosterona, tenía una densidad ósea de una persona de 80 años de edad en mi columna y en la caderas”.
“Fue un punto de mucho miedo en mi vida”.
La doctora Nicly Keay, endocrinóloga de deporte y baila, explicó que el RD-S ocurre cuando el cuerpo del atleta no tiene suficiente energía para sostenerse y deja de funcionar.
“El cuerpo divide la energía que uno le da través de tu dieta. Necesitas una cantidad para cubrir el entrenamiento, y el resto de la energía es lo que necesitas para tu vida diaria”, le dijo a la BBC.
“Si no tienes suficiente energía libre entras en un modo de supervivencia. Los niveles de estrógenos bajan en las mujeres y de testosterona en los hombres lo que es clave para la salud de los huesos”.
“Es como cuando la batería de tu teléfono cae a un nivel muy bajo y apaga todas las aplicaciones que no son esenciales, eso es lo que hace el cuerpo”, advirtió.

Por BBC News Mundo