ShareThis

Una Carta....

A quienes les gusta leer le dejo esta "PERLA"....
_________________________
En la primavera de 1958 Hunter S. Thompson recibió una carta de un amigo pidiéndole consejo, de tal manera que el escritor redactó una carta sobre el significado y el propósito de la vida. Es importante mencionar que en ese tiempo Thompson aún no era el depositario de ningún tipo de fama, pero sus palabras ya tenían la energía que lo convirtió en uno de los autores más celebrados del siglo XX. A continuación incluimos la traducción de dicha misiva.

22 de abril de 1958

Calle Perry 57

Ciudad de Nueva York

Querido Hume,

Tú pides consejo, ¡ah qué cosa tan humana y tan peligrosa! Pues dar consejo a un hombre que pregunta sobre qué hacer con su vida implica algo muy cercano a la egomanía. Asumir que se puede dirigir a un hombre hacia la meta máxima y correcta, al punto de señalar con un dedo tembloroso la dirección indicada es algo que sólo cometería un tonto.

Yo no soy un tonto, pero respeto tu sinceridad al pedirme mi consejo. Sin embargo te pido que cuando escuches lo que tengo que decir, concuerdes con que todos los consejos son sólo un producto del hombre que los da. Lo que puede ser verdad para uno, puede significar un desastre para otro. No veo la vida a través de tus ojos, ni tú a través de los míos. Si fuera a intentar darte un consejo específico sería como un ciego guiando a otro ciego.

“Ser o no ser, esa es la cuestión. ¿Qué es más noble para el alma: sufrir los golpes y las flechas de la injusta fortuna o tomar las armas contra un mar de adversidades…?”

(Shakespeare)

De hecho esa es la cuestión: si flotar con la corriente o nadar hacia una meta. Es una decisión que todos debemos tomar ya sea consciente o inconscientemente en algún momento de nuestra vidas. Muy pocas personas entienden esto. Piensa en cualquier decisión que hayas hecho y que tuviera una influencia en tu futuro: puede ser equivocada, pero no veo cómo podría ser cualquier cosa excepto una decisión –aunque sea indirecta– entre las dos cosas que he mencionado: flotar o nadar.

Pero ¿por qué no flotar si no tienes una meta? Esa es otra cuestión y es incuestionablemente mejor disfrutar la flotación que nadar en la incertidumbre. Entonces ¿cómo encuentra un hombre una meta? No un castillo en las estrellas, sino una cosa real y tangible. ¿Cómo puede un hombre estar seguro de que no va en pos de una “gran montaña de dulce”, una meta hecha de caramelo y azúcar que tiene poco sabor y nada de sustancia?

La respuesta (que es, en cierto sentido, la tragedia de la vida) es que buscamos entender la meta y no al hombre. Ponemos una meta que demanda de nosotros ciertas cosas: y hacemos estas cosas. Nos ajustamos a las demandas de un concepto que NO PUEDE ser válido. Cuando eras joven, vamos a suponer que querías ser bombero. Me siento razonablemente seguro de decir que ya no quieres ser un bombero. ¿Por qué? Porque tu perspectiva ha cambiado. No es el bombero quien ha cambiado, sino tú. Cada hombre es la suma total de sus reacciones a la experiencia. Como sus experiencias difieren y se multiplican, tú te convertirás en un hombre diferente y por lo tanto tu perspectiva cambia. Esto sigue y sigue. Cada reacción es un proceso de aprendizaje sumamente significativo, que altera tu perspectiva.

Así que parecería tonto ajustar nuestras vida a las demandas de una meta que vemos desde un ángulo diferente cada día ¿o no? ¿Cómo podemos esperar lograr algo más que una neurosis galopante?

La respuesta entonces no debe de tratar de metas en absoluto, o al menos no de metas tangibles en todo caso. Tomaría montones de papel desarrollar este tema a satisfacción. Sólo Dios sabe cuántos libros se han escrito sobre “el sentido del hombre” y ese tipo de cosas, sólo dios sabe cuántas personas han ponderado el tema. (Utilizo el término “sólo Dios sabe” puramente como una expresión”). Hay muy poco sentido en que yo intente dártelo en un proverbial resumen, porque soy el primero en admitir mi absoluta falta de certificaciones para reducir el significado de la vida a uno o dos párrafos.

Voy a alejarme de la palabra “existencialismo”, aunque puedes mantenerla en tu mente como una suerte de clave. Quizá también puedas tratar de leer algo llamado El ser y la nada, de Jean-Paul Sartre, y otra cosita llamada Existencialismo de Dostoyevsky a Sartre. Estas son meras sugerencias. Si te sientes genuinamente satisfecho con quien eres y lo que estás haciendo, entonces puedes olvidarte de esos libros. (Dejar a los perros que duermen acostarse). Pero de vuelta a la pregunta. Como dije, poner tu fe en las metas tangibles, sería, en el mejor de los casos, poco sabio. Así que no aspiramos a ser bomberos, no aspiramos a ser banqueros, ni policías ni doctores. ASPIRAMOS A SER NOSOTROS MISMOS.

Pero no me malentiendas. No quiero decir que no podemos ser bomberos, banqueros o doctores, sino que debemos hacer de la meta conformarnos con el individuo, en lugar de hacer que el individuo se conforme con la meta. En cada hombre, herencia y entorno se han combinado para producir una criatura con ciertas habilidades y deseos, incluyendo una necesidad muy arraigada de funcionar de tal forma que su vida TENGA SIGNIFICADO. Un hombre debe ser algo, debe importar.

Tal y como yo lo veo, la fórmula va más o menos así: un hombre debe escoger un camino que permita a sus HABILIDADES funcionar con un grado de eficiencia máxima hacia la gratificación de sus DESEOS. Al hacer esto, él está satisfaciendo una necesidad (dándose a sí mismo una identidad al funcionar en un rumbo fijo hacia una meta), él evita frustrar su potencial (al escoger un camino que no le pone límites a su desarrollo personal) y evita el terror de ver su meta languidecer o perder su encanto conforme se acerca a ella (en lugar de someterse a las demandas que busca, ha sometido su meta a adaptarse a sus propias habilidades y deseos.

En resumen, no ha dedicado su vida a alcanzar una meta predefinida, sino escogido una forma de vida que SABE que disfrutará. La meta es absolutamente secundaria: lo importante es el mecanismo que lleva a la meta. Y parece casi ridículo decir que un hombre DEBE funcionar en un patrón que él mismo ha elegido, ya que dejar que otro hombre defina tus metas es renunciar a uno de los aspectos más significativos de la vida: el acto definitivo de voluntad que hace a un hombre un individuo.

Vamos a asumir que tú piensas que tienes que decidir entre ocho caminos a seguir (predefinidos, por supuesto). Y vamos a asumir que no puedes ver ningún propósito real detrás de ninguno de los ocho. Entonces –y aquí está la esencia de todo lo que he dicho– DEBES ENCONTRAR UN NOVENO CAMINO.

Naturalmente no es tan fácil como suena. Pues has vivido una vida relativamente estrecha, una existencia más vertical que horizontal. De tal manera que no es muy difícil entender por qué te sientes así. Pero un hombre que procrastina al ELEGIR, inevitablemente verá que esta decisión es tomada por las circunstancias y no por él.

Así que si ahora te cuentas entre los desencantados, entonces no tienes otra opción más que aceptar las cosas como son, o seriamente buscar algo más. Pero cuídate de buscar metas: busca una forma de vida. Decide cómo quieres vivir y luego ve cómo puedes ganarte la vida DENTRO de ese modo de vida. Pero dirás: “No sé por dónde empezar buscar. No sé qué debo buscar”.

Y ese es el punto medular. ¿Vale la pena dejar algo para buscar algo mejor? Yo no lo sé, ¿lo es? ¿Quién puede hacer esa decisión si no tú? Pero aun si DECIDIERAS BUSCAR, has avanzado un gran camino para tomar la decisión.

Si no paro me voy a descubrir a mí mismo escribiendo un libro. Espero que no sea tan confuso como se ve a primera vista. Mantén en mente, por su puesto, que esta es MI FORMA de ver las cosas. Yo pienso que esto es aplicable de manera general, pero quizá tú no. Cada uno de nosotros debe crear su propio credo, éste es meramente el mío.

Si cualquier parte de esto no te hace sentido, por favor señálamelo. No estoy tratando de ponerte “en el camino” en busca del Valhalla, sino simplemente señalando que no es necesario aceptar las opciones que te da la vida tal y como la conoces. Hay más en ello que eso: nadie TIENE QUE hacer algo que no quiere por el resto de su vida. Pero de nuevo, si eso es lo que terminas haciendo, convéncete como sea de que DEBÍAS hacerlo. Entonces tendrás mucha compañía.

Eso es todo por ahora. Hasta que tenga noticias tuyas de nuevo, sigo siendo tu amigo,

Hunter.

Arrancar, o mejor empezar, abrir, inaugurar…usted decide..

Arrancar, pero también empezar, abrir, inaugurar…

  
2
Empezar, comenzar, abrir, iniciar, entablar, emprender o inaugurar son algunas alternativas al verbo arrancar, del que en ocasiones se abusa innecesariamente.

Es común leer y escuchar este verbo en los medios de comunicación dominicanos en frases como «El Teleférico arranca hoy», «Arranca este miércoles el Festival Nacional de Teatro Aficionado Emilio Aparicio 2018», «Luka Doncic arranca su sueño en la NBA frente a los Phoenix Suns», «Ruta de la OMSA en la Lincoln arranca en medio de conflictos con choferes», «Leonel arranca su campaña para el 2020», «JCE arranca este jueves con reestructuración de la Junta del Distrito Nacional» o «Arranca en NY la Feria Gastronómica Dominicana».
Aunque, en rigor, el empleo del verbo arrancar en estas combinaciones no es incorrecto, conviene recordar que el español ofrece múltiples alternativas y que el hablante puede escoger la del matiz más apropiado a cada caso.
Así, en los ejemplos citados habría sido preferible decir «El Teleférico empieza hoy», «Se inicia este miércoles el Festival Nacional de Teatro Aficionado Emilio Aparicio 2018», «Luka Doncic cumple su sueño en la NBA frente a los Phoenix Suns», «Abren la ruta de la OMSA en la Lincoln en medio de conflictos con choferes», «Leonel comienza su campaña para el 2020», «La JCE emprende este jueves la reestructuración de la Junta del Distrito Nacional» e «Inauguran en NY la Feria Gastronómica Dominicana».

Naciones Unidas, claves de redacción segun Fundéu Guzmán Ariza.


Cultura

El acrónimo con que se alude a esta organización se escribe enteramente en mayúscula (ONU, no Onu), puesto que se aconseja la escritura con mayúscula inicial solo cuando la expresión tiene más de cuatro letras.
SANTO DOMINGO, República Dominicana.-Con motivo de la celebración el 24 de octubre del Día de las Naciones Unidas, se ofrecen algunas claves para una mejor redacción de las noticias en las que se menciona esta organización internacional.
  1. Naciones Unidas o las Naciones Unidas, concordancia
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) admite como denominaciones alternativas tanto las Naciones Unidas, con artículo, como Naciones Unidas, sin él. En el primer caso, el verbo concuerda en plural, según el modelo establecido en el Diccionario panhispánico de dudas sobre la concordancia de Estados Unidos: «De ahí la idea expuesta por Danilo Medina de que las Naciones Unidas creen un fondo especial de asistencia para los países que sean afectados por fenómenos naturales». Sin artículo, o si se opta por la denominación oficial Organización de las Naciones Unidas, concuerda con el verbo en singular: «Naciones Unidas dice que criar animales para alimentarse es una de las principales causas del calentamiento global».
  1. Siglas: ONU, no Onu
El acrónimo con que se alude a esta organización se escribe enteramente en mayúscula (ONU, no Onu), puesto que se aconseja la escritura con mayúscula inicial solo cuando la expresión tiene más de cuatro letras: UnicefONU. Conserva esta forma aun si aparece en nombres compuestos como ONU Mujeres (organización de las Naciones Unidas dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres), ONU-Hábitat (Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos) y ONUSIDA (Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA), que también se puede escribir Onusida.
  1. La Carta de las Naciones Unidas, mayúsculas
Se escriben con mayúscula inicial en cada uno de sus elementos significativos los nombres de documentos oficiales o históricos, así como de tratados internacionales y convenciones, tal como indica la Ortografía de la lengua españolala Convención de Ginebrala Declaración Universal de los Derechos Humanosla Convención de la ONU sobre el Derecho del Marla Carta de las Naciones Unidas.
  1. Alto Comisionado, en mayúscula la institución y en minúscula la persona
La expresión Alto Comisionado se escribe con iniciales mayúsculas y en masculino cuando se refiere a la institución («Representantes regionales del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) expresaron su satisfacción por los avances logrados por la República Dominicana en materia migratoria»), mientras que, si alude a quien la dirige, se escribe en minúscula, y en masculino o femenino según la persona en concreto que ocupe el cargo (el alto comisionado / la alta comisionada): «Es crucial una perspectiva apolítica y humanitaria…, declaró el alto comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi».
  1. Cargos, en minúscula
Los nombres de cargos como secretario generaldirectora ejecutivaalto representante… se escriben con minúscula inicial por su condición de nombres comunes: «El secretario general de la ONU, António Guterres, subrayó hoy la amenaza real que supone el cambio climático».
Fundéu Guzmán Ariza es una iniciativa de la Fundación Guzmán Ariza Pro Academia Dominicana de la Lengua, institución sin fines de lucro entre cuyos objetivos se encuentra impulsar el buen uso del español en los medios de comunicación de la República Dominicana

Como lo escribo...Socializar(para aprender!!)

Socializar y sociabilizar, significados distintos

  
15
Los verbos socializar y sociabilizar no significan exactamente lo mismo, por lo que no es adecuado emplearlos de forma indistinta.
Según el Diccionario académico, socializar es ‘transferir al Estado algo de propiedad privada’, ‘hacer vida de relación social’, ‘adaptar a un individuo a las normas de comportamiento social’ y ‘extender al conjunto de la sociedad algo limitado antes a unos pocos’, mientras que sociabilizar significa ‘hacer sociable’, esto es, ‘inclinado al trato y relación con las personas’.
Sin embargo, en la prensa se suelen confundir estos verbos en frases como «Avanzar hacia una nueva regulación que promueva el trabajo colaborativo para sociabilizar los riesgos de eventuales ataques entre los potenciales afectados», «Esto ofrece la oportunidad de sociabilizar el proyecto y su información» o «Aunque algunos ciudadanos participaron, faltó sociabilizar la obra».
En estas oraciones parece claro que lo que se quiere expresar es que los riesgos, el proyecto y la obra deben extenderse a un conjunto más amplio de personas (los afectados por los riesgos, los destinatarios del proyecto y los beneficiarios de las mejoras de la obra), no que los riesgos, el proyecto y la obra deban ser más sociables, esto es, más inclinados al trato con las personas.
Así las cosas, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido emplear socializar: «Avanzar hacia una nueva regulación que promueva el trabajo colaborativo para socializar los riesgos de eventuales ataques entre los potenciales afectados», «Esto ofrece la oportunidad de socializar el proyecto y su información» y «Aunque algunos ciudadanos participaron, faltó socializar la obra».