ShareThis

Tributo al Mejor "jugador de futbol" del Mundo: Andres Iniesta

Este uno de los ejemplos de cronicas que ponen a pensar "porque no puedo escribirla Yo"....Aqui le reproduzco este treabajo que encontre en el Diario "El Espectador"....
____________________________________________________________

ESTA SEMANA SE SABRÁ EL DESTINO DE UNO DE LOS MEJORES FUTBOLISTAS DEL PLANETA

Ojalá Andrés Iniesta no se fuera nunca

Redacción deportes(El Espectador)
“El Cerebro” fue la gran figura en la final de la Copa del Rey, su trigésimo título vestido de azulgrana. Tiene una oferta multimillonaria de la liga china, pero el fútbol europeo reclama su permanencia.
Iniesta luego de marcar el cuarto gol en el triunfo del club blaugrana ante Sevilla. AFP
Dice Pep Guardiola que en el fútbol hacer lo simple, lo sencillo, resulta, casi siempre lo más difícil. Y explica que si hay un jugador que sabe lo que exige cada jugada es Andrés Iniesta. “Acelera cuando se necesita, hace la pausa en el momento justo. Y nadie, nadie, hace brillar tanto a sus compañeros como él”. Una definición clara del juego de manual sumado a la genialidad, de pensar más rápido que los demás y para los demás.
Ese Iniesta al que se refiere el hoy entrenador del Manchester City fue el artífice de la goleada del Barcelona 5-0 ante el Sevilla, en la final de la Copa del Rey, en la que Lionel Messi y Luis Suárez apenas lucieron como sus coristas. La estrella fue el volante de 33 años, nacido el 11 de mayo de 1984 en Fuentealbilla, una población desconocida en la provincia de Albacete que hace tiempo dejó de ser recóndita para el mundo, que se volvió famosa por el simple hecho de ser la casa de uno de los grandes volantes de los últimos tiempos.
Andrés es, de seguro, el mejor futbolista español de la historia. Comenzó a jugar cuando tenía ocho años. Y aunque su estatura siempre fue menor que la de los demás, su cabeza era más rápida. Tenía habilidad, tacto, la visión para poner el balón donde nadie lo pondría, entendiendo, desde muy niño, que la pelota siempre corre más que el jugador y que tratarla con respeto, hasta con delicadeza, da resultado. A los 12 años fue fichado por el conjunto blaugrana e hizo de La Masía su nuevo hogar. Carles Rexach, el mismo que le firmó el contrato a Lionel Messi en una servilleta, recuerda que Andrés era callado, pero cordial. Que nunca se quejó por nada ni causó problemas.
Y que esa timidez se transformaba en coraje dentro de la cancha. Con 18 años debutó en el primer equipo azulgrana, con el que completó 31 títulos, entre ellos cuatro Ligas de Campeones de Europa, tres Mundiales de Clubes, nueve Ligas de España (con la que ganará seguramente el próximo fin de semana) y seis Copas del Rey en 16 temporadas, en las que ha jugado 670 partidos y ha marcado 57 goles. Números que avalan por qué Iniesta es el señor del fútbol, o mejor dicho, es el fútbol en su máxima expresión.
Como si fuera poco, fue uno de los pilares de la mejor selección española de todos los tiempos, la bicampeona europea (2008 y 2012) y campeona Mundial en Sudáfrica 2010. Fue justamente él quien marcó el gol más importante en la historia de La Roja, el del 1-0 en la final ante Holanda, en Johannesburgo, el que les dio el título a los dirigidos por Vicente del Bosque, el premio para el niño escuálido y pálido que soñó con jugar una Copa del Mundo, para el pequeño con piernas como las patas de una mesa, delgadas, frágiles, el hijo de un albañil que personificó el sueño de su padre: ser futbolista.
Y aunque la vida lo puso en una época en la que siempre tuvo por arriba a dos monstruos como Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, Andrés logró hacerse un espacio, lograr que su apellido fuera un sentimiento para muchos, un sinónimo del buen juego, de la magia sin ser mago. “Es el mejor jugador del mundo, porque Messi y Ronaldo son de otro planeta”, afirmó una vez Wayne Rooney, el inglés que lo tuvo que sufrir muchas veces, que no pudo quitarle la pelota, tampoco detenerlo.
Elegante y tranquilo en la cancha, a pesar de su juventud, Iniesta consideró siempre a Xavi Hernández como su modelo y maestro. Tal vez por eso se sonroja cuando le dicen que lo superó. Tiene contrato vitalicio con el Barcelona, pero ya se habla de una posible partida hacia el fútbol chino, del que recibió una multimillonaria oferta.
Tras ganar la Copa del Rey y dar una nueva exhibición de clase el sábado, advirtió que esta semana anunciará su decisión. Su talento está intacto, su manera de entender el juego mismo, respetándolo por encima de todo, también. Podría, sin problemas, estar un par de temporadas más en el Nou Camp y agrandar su leyenda. Seguro que el dinero no lo motiva, pues hace rato aseguró su futuro y el de su familia, dedicada a la producción de vinos.
Sea cual sea su rumbo, antes afrontará el Mundial de Rusia con la mayor ilusión, pues podría ser el último que juegue. Será una de las piezas claves en el equipo del técnico Julen Lopetegui, quien tiene claro que esta puede ser la gran despedida para el volante que hizo soñar a todo un país. Ojalá, por el bien del fútbol y de quienes admiran a los jugadores talentosos, el 8 del Barcelona no se vaya de un club en el que su legado seguirá por siempre, en el que será recordado como el señor del fútbol.

0 comentarios: