ShareThis

Para que sirven la Constitución y la Ley...Senado por encima de ambas?


(Edgar Omar Ramirez Read)Durante mucho tiempo hemos venido escuchando, repitiendo y hasta asumiendo que la "Constitución es un pedazo de papel". No han valido esfuerzos educativos, promocionales, para que el ciudadano común entienda y valore que la misma es la "Carta Fundacional y Fundamental" de nuestro orden social, político, jurídico y económico.  No han sido suficientes procesos de discusiones y reformas constitucionales (estas en su mayoría para satisfacer apetencias e intereses particulares) para modificar la percepción ciudadana sobre nuestra "Carta Magna".

Sin dudas, que lo anterior ha sido respaldado, fortalecido por ciertas acciones de los poderes públicos o de las personas que, en determinado momento, han tenido la responsabilidad de aplicar las disposiciones que la Constitución establece y que por diversas razones estos no lo hacen o cuando lo hacen resultan violatorias o cuestionan principios constitucionales, en ocasiones afectando Derechos Fundamentales. Tal comportamiento pone entredicho el "Estado de Derecho", y obstaculiza el tránsito hacia el "Estado Constitucional" al que debemos aspirar. 

Dentro de estos asuntos se enmarca el llamado realizado por el Senado de la Republica, para que los ciudadanos interesados inscriban sus candidaturas para conformar la Junta Central Electoral (JCE). La Constitución Dominicana es muda en relación a los requisitos exigidos para ser miembro de ese órgano, limitándose la misma a establecer en el Articulo 212, párrafo 1 que la "JCE estará integrada por un Presidente y cuatro miembros y sus suplentes, elegidos por un periodo de cuatro años por el Senado de la Republica, con el voto de las dos terceras partes de los senadores presentes".

En tanto que la Ley Electoral en su Artículo 4(Composición e Integración) consigna los requisitos para ser Presidente, Miembro titular o Suplente de la Junta Central Electoral y en su Párrafo I Explicita que "Los miembros de la Junta Central Electoral, titulares y suplentes, además de satisfacer las condiciones requeridas por la Constitución, deben tener o fijar su residencia en la ciudad de Santo Domingo, sede del máximo organismo electoral"(negritas EOR).

No obstante lo anterior el Senado en su llamado establece como requisito restrictivo ser "Residente en Santo Domingo de Guzmán", lo cual a todas luces es una disposición que, a nuestro parecer, está afectada de inconstitucionalidad toda vez afecta de manera "directa y especial" a los ciudadanos residentes en ciudades distintas o del interior del país, creando una situación  de "discriminación por el lugar de residencia". Violatoria de la igualdad establecida en la CD (artículo 39, y si se quiere el propio  art. 62, numeral 1).

El Senado al establecer, de manera restrictiva, que los aspirantes deban residir en el Santo Domingo, está contraviniendo las disposiciones de la Ley, que dice "tener o fijar residencia en el DN", por tanto es evidente que ese requisito, establecido de manera arbitraria, restringe y limita el alcance de la ley. Perjudicando  a los ciudadanos dominicanos que residiendo en el interior del país deseen ser parte de dicho órgano. 


Finalmente, lo dispuesto por el Senado establece requisitos que no los contempla la Constitución, y en todo caso cuando esto ocurre debió tomar en cuenta la disposición constitucional que establece "los poderes públicos interpretan y aplican las normas relativas a los derechos fundamentales y sus garantías, en el sentido más favorable a la persona titular de los mismos"(artículo 74.4), la cual es la concreción del principio de favorabilidad,    

0 comentarios: