ShareThis

De los campos de San Juan pa la India!!!!!

Campesinas de San Juan a la India

En seis meses aprenderán a fabricar paneles y baterías solares
SANTO DOMINGO. No paran de sonreír. La idea de viajar a Tilonia, en la India, para aprender a fabricar paneles y baterías solares, confían que les abrirá nuevos horizontes. Se trata de mujeres de 36 a 41 años, que viven en campos lejanos de San Juan de la Maguana y la Descubierta, sur del territorio dominicano. 

Son mujeres que no saben leer ni escribir, que residen en extrema pobreza y que cada día se enfrentan a una odisea para subsistir. Serán las primeras dominicanas que participan en el programa Barefoot College con la colaboración del gobierno de la India y el Ministerio de Energía y Minas dominicano.

Feliria Beltré Luciano, Joselyn Mateo Díaz y Virginia Beltré, tienen entre cinco y siete hijos, muchos de ellos sin alfabetizar, pues en Yacahueque y Sabana Real, lugares donde residen la escuela  llega a cuarto de la primaria, pero a algunos no tienen la facilidad de enviarlos a estudiar.
Joselyn es la capataz de una brigada del Ministerio de Medio Ambiente donde trabaja reforestando, mientras Feliria y Virginia, se dedican a la agricultura.

"Es un trabajo difícil para la vida de uno, es forzado, pero lo hacemos porque somos pobres y de algo tenemos que vivir", manifiesta Feliria entre la timidez que la caracteriza.

Dejar sus hijos por seis meses será una tarea difícil para ellas, pero aseguran que no quieren desistir de esta oportunidad.

"Yo digo que fue como Dios que nos bajó este proyecto del cielo. Me dijeron te consiguieron una beca, y yo me quedé sorprendida porque yo no la había solicitado, pero me dijeron: pues sí, fuiste elegida para este proyecto", relató Joselyn.

"Me dijeron que iba a aprender a hacer paneles solares y a repararlos, que eso es importante para nuestra comunidad porque una comunidad sin luz es difícil", agregó.

Cuando regresen aseguran que lo primero que harán será buscar la manera de dotar de luz a su humilde comunidad, de carreteras polvorientas, pedregosas, casas de zinc, madera y pisos de tierra.

"Es una comunidad muy apartada, sin energía eléctrica y a veces tenemos que aluzarnos con lámparas porque no tenemos luz, no tenemos clínicas, si una persona se corta tenemos que ir a 24 kilómetros a la Descubierta. No tenemos quien nos dé los primeros auxilios porque estamos muy aparte es como una comunidad olvidada", explicó Feliria.
 
Con los conocimientos que adquirirán en la India, todas buscaran conseguir una fuente de ingreso que les permita modificar su condición de vida.

"Es una experiencia no solo para la comunidad sino para el país, porque en cualquier parte que haya que hacer un trabajo si hay que llevar la mano de obra podemos ir, si hay que montar unos paneles o construirlo. Pero mi idea es llegar lejos, yo quisiera que la República Dominicana se sienta orgullosa de mí", sostuvo Joselyn.

El proyecto
Mercedes Núñez, encargada de la oficina de género del Ministerio de Energía y Minas, explicó que se trata de un proyecto inclusivo dedicado al progreso de la mujer.

"La condición es que sean mujeres de 35 a 55 años, madres o abuelas, y que en su comunidad no haya energía eléctrica corriente", expresó Núñez.

El objetivo, detalla, es que estas mujeres retornen a sus comunidades no solo a utilizar lo aprendido como un recurso propio, que harán sus aportes.

"Van a venir a sus comunidades primero a trabajar en la instalación de esos paneles y esas luces en la comunidad, no solo será provecho personal. Nosotros como Ministerio le vamos a dar seguimiento a la comunidad para seguir trabajando e identificando otros problemas para contribuir y canalizar ayudas", resaltó la funcionaria en una entrevista que ofreció a Diario Libre.

El proyecto es gratuito para las mujeres, el gobierno Indio paga el viaje y visados, Barefoot College se encarga de la estadía, educación y alimentación los seis meses, y a las mujeres se les darán teléfonos celulares para comunicarse, y un salario mensual para su ahorro o envío a su familia. Aprenden con números, señas, colores y practicando. Es un método educativo con toda la garantía y que empodera de manera increíble a la mujer.

Despedida 
Conforme a las declaraciones de Núñez, este martes las mujeres serán despedidas por el ministro de Energía y Minas, Pelegrín Castillo; la ministra de la Mujer, Alejandrina Germán y el embajador de la India en el país, Chinthapally Rajasekhar, entre otros funcionarios y diplomáticos.

Mañana miércoles partirán del país, con la promesa de que deberán regresar el 15 de septiembre. En esta fecha se planea enviar otro grupo al lugar.

Barefoot College
 
El Barefoot College en Tilonia, India, es una creación de Bunker Roy, quien la fundó en 1972, convencido de que las soluciones a los problemas de los pobres en las zonas rurales se encuentran en la comunidad, en su patrimonio tradicional y en las nuevas tecnologías que requieren únicamente cierta adaptación a su situación.

El Barefoot College comenzó a formar a jóvenes y a mujeres analfabetas o semi-analfabetas como ingenieros de energía solar en los años 1990. Los alumnos procedían de todas las partes de la India.

Rápidamente los profesores se dieron cuenta de que los mejores candidatos eran las mujeres de cierta edad, la mayoría de las cuales eran abuelas. En su alocución en la Tercera Conferencia Internacional sobre Tecnología Apropiada celebrada en noviembre en Rwanda, Bunker Roy explicó: "Las abuelas analfabetas son humildes y aprenden con facilidad: tienen intereses personales en la aldea y ni se les pasa por la cabeza dejar de estudiar. Si uno le da una hoja de papel a un joven, se va inmediatamente a la ciudad para encontrar un trabajo mejor".

El Barefoot College ha formado a cientos de mujeres analfabetas o semi-analfabetas - muchas de ellas abuelas - de países menos adelantados y países en desarrollo para que sean especialistas en energía solar, que han vuelto a sus casas capacitadas para instalar paneles y baterías solares, que han aprendido a mantener y reparar, y que han cambiado la vida para siempre de sus remotas aldeas. Aún más, ellas han formado a otras personas de las aldeas vecinas para hacer lo mismo.

0 comentarios: