ShareThis

Carta a mi Ex-Esposa....

Carta a mi ex esposa

Querida Patricia:

¿Qué nos pasó? ¿Qué fue lo que deterioró de ese modo la relación?

Te digo "querida" porque, pese a todo lo transcurrido, no tengo motivo para odiarte. No te quiero pasionalmente, por supuesto; ya no. Te quise locamente en otro momento, y lo sabes. Estuve dispuesto a dar todo por ti, pero lamentablemente las cosas luego cambiaron. Pero de todos modos no podría dejar de decirte "querida Patricia" porque sigues siendo alguien muy importante para mí.

Contigo mi vida cambió. En realidad, si bien no fuiste mi primera mujer, fuiste la persona con quien más llegué a unirme, y eso tú lo sabes bien. Te quise, nos quisimos, juntos hicimos cosas hermosas, crecimos. ¿Por qué tuvo que terminarse?

Algún tiempo atrás me hacía esta pregunta, y no encontrándole respuesta, me desconsolaba. Tampoco ahora encuentro respuesta, pero al menos lo tomo con más tranquilidad. "Son cosas de la vida", me digo; y con eso me reconforto. O al menos no me deprimo como antes. Sí, Patricia: son cosas de la vida. La vida está hecha de una suma infinita de retazos; la alegría, el bienestar, la satisfacción son parte…a veces. Pero también hacen parte de esta difícil aventura de vivir los problemas, las insatisfacciones, los tropiezos. Haciendo el balance, creo que hay más espinas que rosas.

Tú eres una buena persona, de verdad. No tengo nada que reprocharte. Si quisiera ver por qué llegamos a separarnos creo –lo digo con toda sinceridad– que tengo yo más responsabilidad que tú. Siempre trataste de moderar las cosas; aguantabas mis gritos, mis ataques de irascibilidad. Me doy cuenta que, para ti, vivir en esas condiciones debe haber sido un infierno.

Si vale decirlo ahora: ¡lo siento! Lo siento muy hondamente, porque de no haber sido yo así, ahora seguramente podríamos seguir juntos. Pero no es el caso.

¿Para qué te escribo ahora?, tú te preguntarás. No lo sé con exactitud. Tenía ganas de hacerlo, o quizá necesidad. Yo también me hago la misma pregunta: ¿para qué te escribo? Lo nuestro se terminó, y estamos claro de ello. Se terminó y sería imposible volver a plantearnos algo en común. Fuera de los hijos, con cuya tenencia hemos logrado un buen equilibrio, ya nada nos une. Mejor que así sean las cosas: no nos guardemos rencor.

Es más: deseo que te vaya bien en tu vida, sinceramente te lo digo.

Si intentara concluir algo de toda nuestra relación diría que el amor es difícil, que las relaciones humanas son difíciles, que los seres humanos estamos condenados a sufrir, que el amor eterno no existe. A lo que agregaría además que yo, dicho con la más absoluta objetividad, con mesura y equilibrada ponderación, yo soy un tipo problemático que no sirve para establecer relaciones duraderas.

Te agradezco haberme aguantado tanto tiempo, y que los dioses del bosque te protejan y te hagan feliz.

Mboto

0 comentarios: