ShareThis

Juzgados con goteras y sin seguridad para impartir la Justicia del siglo XXI(En RD? No en Espana..)

Documentos en los pasillos del edificio de la Audiencia Provincial de Valladolid. Foto: Carlos Arranz
Documentos en los pasillos del edificio de la Audiencia Provincial de Valladolid. Foto: Carlos Arranz

Juzgados con goteras y sin seguridad para impartir la Justicia del siglo XXI

Jueces enterrados en montañas de papel reclaman al Ministerio ordenadores portátiles, ‘pen drives’, carritos para trasladar documentos, escaleras y, en muchos casos hasta calefacción / Existen dependencias con obras paralizadas desde 2008
UltimoCero,Valladolid
La Justicia del siglo XXI en Castilla y León, muchas veces, se administra con medios propios del siglo XIX. Así lo ponen de manifiesto los informes elaborados por los propios jueces y magistrados de la Comunidad en las memorias que remiten al Tribunal Superior de Justicia para que éste, a su vez, las haga llegar al Ministerio. Un Ministerio que, con la excusa de la crisis, lleva dos años haciendo oídos sordos a sus demandas.
La lectura de los informes confeccionados por los propios jueces y que no han sido incluidos en el informe general sobre la actividad judicial del TSJ de Castilla y León que ha sido facilitado a los medios de comunicación, produce, en el mejor de los casos sonrojo, cuando no perplejidad.
Edificios con goteras, carentes de sistema de vigilancia o sistemas de calefacción o refrigeración. Ventanas tapadas por montañas de papel, sistemas informáticos que no funcionan o dependencias judiciales ubicadas en edificios literalmente “en ruinas”. Estos son sólo algunos de los ejemplos con los que los jueces ilustran a sus superiores cómo se ven obligados a desarrollar su trabajo diario. Todos ellos, piden al Ministerio que, al menos, les facilite un ordenador portátil y ‘pen drives’ para poder trabajar, así como los textos legales en los que deben basar sus sentencias. Y llevan, por lo menos, dos años esperando.
“La situación generada por esta insuficiencia de medios es injustificable, porque con los medios actuales resulta totalmente imposible tanto tramitar, en forma y plazos legales, los más asuntos que se encuentran en trámite antes de sentencia, como ejecutar las cerca de 2.500 sentencias que se dictan año tras año”, señalan los magistrados de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ en Valladolid.
BURGOS
En Burgos, la ciudad piloto elegida para implantar la nueva oficina judicial (“que no está consiguiendo los objetivos deseados”), los jueces se quejan de que la ‘caída’ de los sistemas informáticos “a veces genera pérdida de resoluciones y en alguna ocasión la reproducción del juicio o la necesidad de acudir a la documentación escrita el acta”.
En la Audiencia Provincial burgalesa “los funcionarios judiciales se encuentran un tanto hacinados” y en algunas salas “no cuentan con los símbolos constitucionales de la Administración de Justicia”.
Pero la situación es peor en la Sala de lo Social del TSJ de Burgos. En una planta de 85 m² se ha ubicado a los ocho funcionarios y la secretaria de la sala: “En la misma hay seis mesas independientes y un mostrador con lo cual no existen dos puestos de trabajo para los funcionarios de Auxilio 8 habiéndose indicado por el Ministerio que su puesto de trabajo se desempeñe en el mostrador”.
Aún hay más. “Se ha interesado reiteradamente por esta Presidencia la retirada de los archivos Compac existentes en la Secretaría y que ocupan todo un ventanal y espacio suficiente para poder ubicar a los funcionarios de Auxilio, habiéndose emitido informe por la Subdirección de Obras del Ministerio de Justicia, entendiendo que no es factible la medida interesada”.
Por si esto fuera poco, en plena era digital, en la misma sala “No existe y se reitera la conexión informática entre las dependencias de la planta primera y segunda”.
SEGOVIA
La situación de los juzgados de Segovia tampoco desmerece. “En todos los juzgados de la provincia se precisa acondicionamiento para acceso de personas con discapacidad”.
En el caso concreto del Juzgado de lo Social, donde “no se reciben textos legales ni doctrinales” y existe “escasez de archivadores”, según los propios jueces, “no hay vigilancia” y, por falta de espacio, no resulta extraño ver a letrados intentando conciliar algún asunto por los pasillos.
SORIA
De chiste pueden calificarse los problemas tecnológicos en Soria. Los jueces se ‘conforman’ con pedir una “segunda línea telefónica y una centralita” y mención aparte merece el caso de un instrumento de ‘alta tecnología’ llamado fotocopiadora: “En este momento existen dos. Una de ellas, que existe desde hace tiempo, es muy antigua y carece de funciones básicas, como la alimentación automática, etc. Ante las solicitudes anteriores, a finales del año 2006 se recibió otra fotocopiadora procedente de otro Juzgado y se encuentra a medio uso (lo cual significa que tiene frecuentes averías, así como la antigua. que también tiene muchas). Ambas podrían ser suficientes pero el problema ha surgido ante una necesidad de reparación de la fotocopiadora antigua: por el servicio de mantenimiento se nos ha informado en el sentido de que se ha cancelado el contrato y, en consecuencia, ante cualquier avería, no se podría volver a utilizar”.
El caso de la Audiencia Provincial Soriana no es menos llamativo. Las obras previstas en el edificio están “paralizadas desde el mes de agosto de 2008 por entrar la empresa adjudicataria en concurso de acreedores”. Los “ascensores son inaccesibles para discapacitados”, “no hay calabozos”, la configuración del inmueble, con “pequeñas escaleras, dependencias y pasillos convierten el edificio en un auténtico laberinto” y existen “oficinas en lugares que se pueden calificar como recónditos”.
El problema ya no es sólo de incomodidad para los trabajadores, sino legal. “Existe informe de la Inspección de trabajo por reiterado incumplimiento de las normas de seguridad e higiene laboral, así como la inexistencia de planes de evacuación y emergencias”. “La Junta de Personal sigue formulando nuevas denuncias y el Ministerio no da solución a estos problemas”, se queja el juez responsable antes de recordar que “en algunas dependencias la temperatura difícilmente supera los 10 grados centígrados” y que es “harto difícil que no se crucen los que se someten a ruedas de reconocimiento con los que les que tienen que reconocer”. El informe culmina con una afirmación tajante: “El depósito de piezas de convicción presenta un estado deplorable”.
En la localidad soriana de El Burgo de Osma, el edificio de los juzgados, soporta el “lamentable estado de la calefacción y del sistema eléctrico”. Pero eso no es lo peor: el edificio “carece de cualquier tipo de vigilancia”.
SALAMANCA
En la Audiencia Provincial de Salamanca (un edificio de más de 50 años que “nunca ha sufrido una reforma en condiciones”, los sótanos “están muy abandonados observándose humedad en las paredes lo que hace difícil su utilización especialmente como archivo”.
La sala de vista de la citada audiencia provincial necesita mejoras en el sistema de megafonía. “el público en general no oye las intervenciones de los letrados y de las partes (...) en muchas ocasiones la grabación es deficiente, no quedando bien registrada y dificultando su audición ante la eventual interposición de recursos de apelación y su utilización por la Audiencia Provincial para la resolución del recurso”.
Peor aún fue la situación vivida en el juzgado de Vitigudino hasta comienzos de 2011: “El edificio ruinoso se encontraba en un estado lamentable”, hace constar el juez.
En Béjar, el “deficiente sistema de aislamiento de las ventanas hace necesaria la utilización de radiadores eléctricos”.
ÁVILA
El Palacio de Justicia de Ávila “precisa un sistema de alarma y video-vigilancia exterior” y los jueces consideran “imprescindible” aumentar el personal de seguridad, ya que en la actualidad “sólo hay un vigilante por las mañanas”.
En el juzgado de la localidad de Arenas de San Pedro, que también es inaccesible para las personas con discapacidad, sí que existen medidas de seguridad, pero no están operativas. Y en las dependencias judiciales de Arévalo el juez se conforma con que exista vigilancia “al menos durante las mañanas”.
El caso de Piedrahita roza el esperpento. Las barreras arquitectónicas “no están salvadas” y éste es un caso especialmente grave, ya que se atiende al público en una tercera planta y el edificio carece de ascensor. “La cubierta del edificio precisa reparación, por existir goteras; la adaptación al clima es inadecuada y los aislamientos térmicos insuficientes, padeciéndose frío en invierno y calor en verano, por lo que es indispensable la instalación de equipo de aire acondicionado”, reclaman los jueces.
ZAMORA
El decanato de Zamora hace constar una situación especialmente grave en el Juzgado número 5 de Violencia sobre la Mujer donde “no existe espacio alguno habilitado para evitar la comunicación con el presunto maltratador y que asimismo sirva de estancia de espera de la posible víctima y familiares”.
LEÓN
Las reclamaciones materiales específicas (en las generales coinciden todos los juzgados) de los jueces de Ponferrada son mucho más triviales: “Carrito o medio similar para facilitar el traslado de expedientes, mampara para las declaraciones de testigos protegidos, estanterías o escaleras abatibles para alcanzar los archivadores”.
En definitiva, medios del siglo XIX para impartir la Justicia del siglo XXI.

0 comentarios: