ShareThis

Para que sirva de espejo...

Guatemala y la proeza de un ministro con hoja limpia

Carlos Vielman, ex ministro del Interior de Guatemala.
Carlos Vielman, ex ministro del Interior, fue detenido en España en octubre de 2010.
En Guatemala, la captura de un ministro ya no escandaliza. El 11 de enero, el ex ministro de Gobernación Raúl Velásquez puso fin a casi un año de fuga cuando se entregó a las autoridades y fue encarcelado.
Le buscaban por la presunta malversación del equivalente a US$5 millones, que debieron financiar la compra de combustible de vehículos policiales. Una semana después, la noticia había desaparecido de los titulares principales.
En octubre pasado fue noticia la captura en España de Carlos Vielman, ex ministro del Interior del gobierno de Oscar Berger (2004-2008), por su presunta autoría intelectual en la ejecución extrajudicial de 10 reos en una cárcel guatemalteca.
Su caso permaneció más tiempo en la luz pública porque salieron en su defensa Berger y Eduardo Stein, ex vicepresidente del mismo periodo. Stein fue uno de los gestores de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), que presentó la acusación.
Cuando el caso de Vielman acaparó titulares de prensa, la captura de otro ministro, Byron Barrientos, que ocupó la cartera de Gobernación en el gobierno de Alfonso Portillo (2000-2004), era un recuerdo distante. Fue detenido en 2002 por malversar el equivalente a US$10 millones. Permaneció menos de una década en la cárcel y el dinero nunca apareció.
Tenía año y medio de haber sido excarcelado cuando Portillo fue capturado en enero de 2010 por la malversación de US$120 millones del Ministerio de Defensa.

Un ministerio problemático

Todos los gobiernos en forma sistemática le entregan el ministerio (de Gobernación) a una persona que responde a intereses porque financiaron la campaña, o responden a un sector particular y jamás a una política nacional de seguridad
Manfredo Marroquín, director de Acción Ciudadana
Velásquez era el cuarto ministro de Gobernación nombrado en la administración actual de Álvaro Colom, luego de que el tercero, Salvador Gándara, eligió a una cúpula policial que fue capturada en 2009, en conexión con el robo de unos 350 kilos de cocaína y US$300.000 dólares.
Luego, Colom debió nombrar a Carlos Menocal como su quinto ministro cuando Velásquez fue destituido.
Los cambios fueron problemáticos para un mandatario cuyo slogan de campaña en 2007 fue "La violencia se combate con inteligencia". Pero Colom reconoció que no tuvo otra opción.
"Obviamente el costo político fue tremendo", dijo el mandatario a BBC Mundo, refiriéndose a la destitución de Gándara, una pieza clave de su campaña. "Después, el otro (Velásquez) mete las manos en el dinero, y eso no lo podía permitir", añadió.
Bajo el mando de Velásquez fue nombrada otra cúpula policial que también fue detenida, en 2010, por robo de droga y dinero del narcotráfico, además del homicidio de cinco policías.

Gobernación, un botín político

Alvaro Colom, presidente de Guatemala
Durante su gobierno, el presidente Colom ha tenido cinco ministros de Gobernación.
Estos antecedentes apuntan a que el Ministerio de Gobernación es visto como un "botín político", según Manfredo Marroquín, director de Acción Ciudadana, una organización que monitorea casos de corrupción.
"Todos los gobiernos en forma sistemática le entregan el ministerio a una persona que responde a intereses porque financiaron la campaña, o responden a un sector particular, y jamás a una política nacional de seguridad", dijo Marroquín a BBC Mundo.
"Bajo esa lógica se da lo que vemos: saqueo, cuerpos ilegales, corrupción, y cualquier tipo de delitos", añadió.

Acuerdos incumplidos

Marroquín explicó que la ausencia de una fuerte implementación de la Ley del Servicio Civil incide en la falta de funcionarios idóneos para cargos cruciales. Algunas de las provisiones en la ley están contempladas en los Acuerdos de Paz, firmados en 1996, que orientan hacia una reforma del Estado pero que permanecen incumplidos.

MINISTROS ENCARCELADOS

2011 - Raúl Velásquez, ex ministro de Gobernación, acusado de malversar US$ 5 millones.
2010 - Carlos Vielman, ex ministro de Interior, presunto autor intelectual de 10 ejecuciones extrajudiciales en una cárcel.
2002 - Byron Barrientos, ex ministro de Gobernación, condenado por malversación de US$10 millones.
El nombramiento de Menocal, por ejemplo, fue altamente cuestionado, entre otros sectores por el opositor Partido Patriota, porque hasta 2007 Menocal era periodista, y no tenía experiencia práctica ni profesional en seguridad.
La Constitución de Guatemala establece como requisitos para ser ministro ser guatemalteco, mayor de 30 años, carecer de parentesco con el presidente, el vicepresidente, y otros ministros, carecer de juicios de cuentas pendientes, y no ser contratista del Estado (o su representante legal).
Entre sus responsabilidades está cumplir la ley y velar por la "correcta inversión de los fondos públicos en los negocios confiados a su cargo". Los requisitos no incluyen experiencia específica en el ramo del ministerio que se dirige.
Colom -quien ha admitido la infiltración del crimen organizado en el gobierno y en el partido oficial- asegura que, entre los candidatos disponibles, Menocal fue el mejor y le ha generado buenos resultados. De hecho, el presidente destaca que 2010 es el primer año en la última década en que los homicidios disminuyeron (en un 8%).

Falta de personal cualificado

Por ahora, el Ministerio de Gobernación refleja un mal mayor de debilidad institucional a nivel de Estado por la falta de personal calificado que redunda en corrupción.
En noviembre de 2010, el país retrocedió siete puestos de los 12 que había avanzado en 2009 en el Índice Internacional de Transparencia, que mide la percepción de corrupción en 180 países. Bajó al puesto 91.
"Estamos en la misma valoración", afirma Marroquín. "Seguimos estancados a lo largo de 20 años, y estamos entre los peores de Latinoamérica como Venezuela, Ecuador y Paraguay".
En 2011, año electoral, habrá una tendencia a politizar la seguridad, que es un tema eminentemente técnico y científico, según Helen Mack, comisionada presidencial para la reforma policial. El peligro, a decir de Mack, es que se repliquen los errores de las anteriores administraciones ante la ausencia de funcionarios idóneos.

0 comentarios: