ShareThis

Las encuestas un espacio para su comprension..

A proposito de que se acercan las elecciones y que en esta semanas seguiran publicando las encuestas, en las que unos y otros se daran como ganadores, me permito publicar esta primera parte de un articulo publicado en la Revista "Estudios Sociales" bajo la autoria de Ramon Tejada Holguin, esperando que con ello pueda contribuir a la comprension de este importante instrumento en la investigacion social.


¿MODESTAS HERRAMIENTAS DE ANALISIS DE LA REALIDAD O ARMA DE LUCHA POLÍTICA
LA ENCUESTA DE PREFERENCIA ELECTORAL: ¿MODESTA HERRAMIENTA DE ANÁLISIS DE LA REALIDAD O ARMA DE LUCHA POLÍTICA?
Ramón Tejada Holguín.
Resumen: Se argumenta sobre los límites y alcances de los sondeos de preferencias electorales en el país, sus virtudes y pecados. Ofrece pistas para que cada lector o lectora responda a las preguntas de si las firmas encuestadoras son utilizadas como armas de lucha política, si las encuestas influyen o no en las decisiones finales de los y las votantes y sobre los diversos tipos de sesgos que todas las encuestas tienen. Además, se hace una propuesta de investigación que lograría mejorar la calidad del diseño muestral de las encuestas política en la República Dominicana.

I. Introducción: Oráculos modernos
En nuestro país, en cada proceso electoral nos dejan perplejos ante la avalancha de pronósticos sobre los resultados electorales y la proliferación de firmas encuestadoras. Durante los certámenes electorales uno se hace las mismas preguntas: ¿a quién le creo? ¿A qué se deben las grandes diferencias en el posicionamiento según las diversas firmas? Y más aún, ¿si las firmas fracasan en su capacidad de predicción, porqué las siguen contratando?
Hay quienes pueden llegar a pensar que las firmas encuestadoras juegan a las adivinanzas. Hay quienes pueden llegar a creer que las encuestas se han convertido en una herramienta de lucha política, por lo que antes de creer en un sondeo, primero se preocupan por saber quién lo financia, quién lo hizo y a quién beneficia el resultado. Pero, lo peor es que hay políticos y empresarios que simplemente desconfían de las encuestas, creen que todas están amañadas y responden a intereses particulares, por lo cual contratan sus propias firmas encuestadoras para intentar, también, “manipular” a la opinión pública.
Este artículo tratará de establecer los límites y alcances de los sondeos de preferencias electorales en el país, sus virtudes y pecados, no se trata de apoyar a una u otra firma encuestadoras, se trata de reflexionar junto al lector y lectora sobre el diverso y nebuloso mundo de las encuestas políticas dominicanas, y las razones de tantas disparidades. Para esto nos detendremos a observar las encuestas realizadas durante el año 2004, cuando ya los candidatos de los partidos estaban definidos. Además, observaremos las empresas que publicaron sus resultados en los medios de comunicación, que realizaron más de un sondeo y que públicamente no estaban ligadas a un partido o candidato en específico.
II. Una instantánea perecedera: ¿Puede captarse la mudanza de la intención de votos a través de las encuestas?
Es ya un lugar común comparar las encuestas a una fotografía. La expresión quiere acentuar el hecho de que la técnica de encuesta ofrece una mirada estadística de un momento y lugar dado, y sus resultados sólo son válidos para analizar ese momento y lugar. Pero hay que tomar en cuenta que existen cierto tipo de opiniones, percepciones y conocimientos que se estudian a través de encuestas cuya mudanza es relativamente lenta y otros que es más rápidas. Así, por ejemplo, para estudiar la fecundidad de una nación se estila realizar encuestas cada 5 años. Ya que la fotografía de la realidad que ofrece una encuesta tiene mayor vigencia y duración en el tiempo.
He ahí uno de los factores que diferencian las encuestas de preferencias electorales de las otras: las primeras fotografían una realidad de mayor nivel de movilidad, son más perecederas porque los hechos que las influyen se suceden de manera vertiginosas. Decisiones gubernamentales tomadas en un momento pueden costar el apoyo de la ciudadanía al candidato oficial. Opiniones disonantes e irreflexivas pueden provocar que un candidato de oposición pierda apoyo. Mientras más se acerca el momento de echar el voto a las urnas, mayor es la aceleración del tiempo político, y por lo tanto más breve es la vigencia de la fotografía. Baste señalar como ejemplo el caso de las elecciones española de este año 2004, en la cual la forma en que el gobierno de Aznar manejo la investigación de un atentado contra el Metro de Madrid provocó que la tendencia a subir la intención de votos a favor de Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se acelerara en los tres días previos a la jornada de votación, dándole el triunfo a este partido.
Ya que la vigencia de las fotografía de la realidad tomada por las encuestas de intención de votos es tan reducida, para tener una imagen clara del momento, y los partidos poder tomar las decisiones pertinentes, deben realizar encuestas en intervalos de tiempos más cortos, en ocasiones hasta de semanas, para tratar de captar la tendencia, el movimiento. Para lo cual hay que utilizar las mismas herramientas, es decir las mismas preguntas, el mismo tipo de muestra y los mismos criterios para la recolección de la información.
Estos significa que las encuestas realizadas por firmas encuestadoras diferentes, no siempre son comparables, ya que las preguntas no son diseñadas de la misma manera, no se utiliza la misma forma de elección de las personas que van a ser entrevistadas, o sea no se diseña la muestra de la misma manera, e incluso aunque se publiquen en fechas similares, muchas veces las recolección de la información, es decir la aplicación del cuestionario o trabajo de campo no se realiza en la misma fecha. En ese sentido vale recordar que las encuestas son una fotografía tomada en el momento en que se entrevista a las personas elegidas en la muestra y no en el momento que se publican como algunas personas piensan.

Veamos esto con un ejemplo, mire los cuadros 1, 2 y 3. Observe que en Abril del 2004 las tres firmas encuestadoras consideradas publicaron los resultados de sus indagaciones. Sin embargo, la Penn, Shoen and Berland (PSB) realizó el trabajo de campo del 17 al 24 de marzo, la Gallup lo hizo del 20 al 23 de marzo, y la Hamilton, Beattie and Staff (HBS) lo hizo del 22 al 25 de abril. El trabajo de campo de la encuesta de la HBS publicada a finales de marzo se realizó del 20 al 23 de ese mismo mes, es decir, exactamente los mismos días que la Gallup. Esto quiere decir que si deseamos analizar los datos de las tres firmas encuestadoras, debemos mirar las encuestas publicadas en Abril de PSB y Gallup y la publicada en Marzo de HBS.
Cuadro 1
Resultados de los tres sondeos de intención de votos publicados por la empresa Penn, Shoen & Berland. República Dominicana, 2004
.................. Enero 2004(1) ....Abril 2004(2)..... Mayo 2004(3)
Leonel Fernández.......65............. 63..................59
Hipólito Mejía..............13............. 19 .................27
Eduardo Estrella ........16 ............ 16 .................11
Otros.............................- .............. .-.................... –
Indecisos......................6........ ......2 ...................3
Total ........................100.......... 100 ...............100
No. De Casos .......1200 ...... .1201 ...........1209
(1)Trabajo de campo realizado del 21 al 24 de Enero
(2)Trabajo de campo realizado del 17 al 24 de Marzo
(3)Trabajo de campo realizado del 19 al 22 de Abril.
Elaborado según las informaciones publicadas en El Caribe

Estudiemos, pues, los resultados de las tres encuestas realizadas en fechas similares. Los datos son diferentes, incluso en su organización.
La PSB, que presenta sus resultados en números enteros, redondos, sin decimales, encontró que Leonel Fernández tenía el 63% de preferencia de las personas votantes, el 19% para Hipólito Mejía, el 16% para Eduardo Estrella y 2% estaban indecisos. Es decir según la PSB, para marzo casi todo el mundo ya tenía definida sus preferencias, los indecisos eran muy pocos y nadie tenía la intención de votar por un candidato diferente al de los tres partidos con mayor representación electoral.
Los resultados de la Gallup fueron muy diferentes, y está presenta los resultados en decimales, la discrepancia con la PSB en cuanto al candidato Fernández era de -8 puntos, las diferencia con Mejía de +8 puntos, con Eduardo Estrella era de -2. La Gallup no organizó sus resultados según si había gente indecisa, sino que los colocó como no sabe. En esta encuesta, tampoco aparecieron personas que dijeran que iban a votar por otro candidato fuera del sistema tripartito, y también sugería que los dominicanos y dominicanas tenían claramente definidas sus preferencias electorales.


Cuadro 2
Resultados de los tres sondeos de intención de votos publicados en el Diario Libre y realizado por la empresa Gallup. República Dominicana, 2004
....................................Febrero 2004(1 ).......Abril 2004(2).....Mayo 2004(3)
Leonel Fernández ............63.1............................ ...54.8 ........ ....53.6
Hipólito Mejía.................. 14.6................................27.1.......... .....29.9
Eduardo Estrella...............14.9........................... ..14.4......... ......10.3
Ningunos/no votará..... ... .2.9..................................-................. ......-
NS.............................. ...... 4.5........................... ... .2.7....... .........4.8
Total................................ .100................................99........ .........98.6
No. De Casos...................1200.............................1200..............1200
1Trabajo de campo realizado del 20 al 23 de Marzo.
2 Trabajo de campo realizado del 14 al 18 de abril
3 Trabajo de campo realizado del 7 al 11 de Mayo
Elaborado según las informaciones publicadas en Diario Libre

Las Gallup y HBS se acercaron bastante, pero la segunda presentaba sus resultados en números enteros, como la PSB. La diferencia en cuanto a la intención de votos por Fernández era de cerca de - 3 puntos, con respecto a Mejía era + 2 y con respecto a Estrella era de + 3 también. Sin embargo, la HBS encuentra que el 1% de los entrevistados podría preferir otro candidato y los indecisos llegan a 5%. Estas dos encuestas podría decirse que coinciden, debido a que las diferencias que tienen se pueden deber al margen de error, que explicaremos más adelante y al hecho de las diferentes herramientas de análisis que utilizaron.

Cuadro 3
Resultados de los dos sondeos de intención de votos publicados en el Hoy y realizado por la empresa Hamilton, Beattie and Staff. República Dominicana, 2004
................................................Marzo 2004(1 )...........Abril 2004(2)
Leonel Fernández......................52..................................54
Hipólito Mejía...................... ......25..................................27
Eduardo Estrella........................17..................................14
Otros..................................... .....1.....................................1
Indecisos.............................. ......5....................................4
Total..................................... ..100.................................100
No. De Casos........................1200...............................1200
1Trabajo de campo realizado del 20 al 23 de Marzo.
2 Trabajo de campo realizado 22 al 25 de abril
Elaborado según informaciones publicadas en el Hoy

¿A qué se deben estas marcadas diferencias de las Gallup y HBS con respecto a la PSB? Pueden ofrecerse tres argumentos: 1) La “calidad” de las firmas encuestadoras, 2) la manipulación política, y 3) al hecho de que hay varios tipos de errores o sesgos que poseen las encuestas. Es probable que en nuestro caso la respuesta a nuestra pregunta sea la tercera.
Los sondeos de opinión trabajan sobre una realidad cambiante, no estática, retratan un momento específico de la realidad. Pero, ese retrato no es nítido, claro y preciso, es un retrato borroso de la realidad, como dijimos. Por esa razón los resultados de dos sondeos nunca serán exactamente iguales. Aunque hayan sido realizado por la misma firma encuestadoras. En otras palabras, los estudiosos han establecido que las encuestas, todas las encuestas, pueden tener dos tipos de errores. El primer tipo lo llamaremos error calculable, ya que puede ser contabilizado y el segundo el error no calculable que tiene que ver con los aspectos organizativos, la calidad del personal de recolección de la información, la forma en que se diseñan las preguntas, entre otros aspectos. Continuara...

0 comentarios: