ShareThis

Discurso del propuesto Embajador EU en RD...

Declaración de Raúl Yzaguirre
Embajador Designado a la República Dominicana
Comité de Relaciones Exteriores del Senado
11 de marzo, 2010

Señor Presidente y Miembros del Comité, gracias por invitarme a comparecer hoy ante ustedes. Me siento honrado de haber sido nominado por el Presidente Obama para ser el próximo Embajador de los Estados Unidos en la República Dominicana. Quisiera expresar mi gratitud at Presidente Obama por la confianza depositada en mí al nominarme, y también a la Secretaria Clinton por su confianza.

Gracias, Senador McCain, por su introducción. Me acompaña hoy mi esposa, Audrey, quien me ha apoyado a lo largo de muchos años, y con quien me complace poder iniciar y compartir en esta nueva travesía. Agradezco su presencia aquí en el día de hoy.

Señor Presidente, el Presidente me ha brindado una excelente oportunidad al nominarme para el puesto de Embajador en el República Dominicana. He trabajado muchos años a favor de los derechos de las personas en los Estados Unidos y a veces, en sociedad con el Congreso, con personas que forman parte de este Comité. Me complace saber que, de ser confirmado como Embajador, podría continuar realizando esfuerzos en esta área a favor del Presidente y del pueblo de los Estados Unidos.

Los Estados Unidos y la República Dominicana comparten una relación que cubre las áreas de comercio, intercambio comercial, deportes y cultura. Sin embargo, la relación más importante entre nuestros países es la que comparten cada uno de nuestros ciudadanos. La Secretaria de Estado Clinton y el Presidente dominicano Leonel Fernández, quienes han trabajado juntos en una serie de temas -recientemente en la respuesta ofrecida tras el terremoto en el vecino Haití- resaltan este tipo de relación.

Los vínculos familiares entre los Estados Unidos y la República Dominicana son otro importante vínculo que une a nuestras dos naciones. Alrededor de un millón de personas de descendencia dominicana residen en los Estados Unidos, y cien mil estadounidenses han hecho de la República Dominicana su hogar. Y también tenemos más de un millón de turistas estadounidenses que visitan la República Dominicana cada año, creando y fortaleciendo aún más estos lazos con cada visita.

Una de mis preocupaciones principales, de ser confirmado, será el de la seguridad pública, así como realizar esfuerzos para cooperar con las autoridades dominicanas sobre programas vinculados a los temas anti-corrupción y anti-narcóticos. De manera apropiada, una parte integral de la asistencia ofrecida por el Gobierno de los Estados Unidos será el desarrollo de la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe, iniciativa que el Presidente Obama propuso en la Cumbre de las Américas de 2009, y que ha recibido fondos del Congreso. A la fecha, los dominicanos han sido miembros activos en el desarrollo de la Iniciativa, lo que incluyó su apoyo para la celebración de una reunión de trabajo en octubre de 2009.

De ser confirmado trabajaré para que los dominicanos continúen desarrollando el importante papel que están realizando en ésta y otras iniciativas regionales, para poder así realizar el potencial de posibles sinergias regionales. El problema del narcotráfico, y la corrupción que la acompaña en los países que no confrontan este mal, son serios y deben ser confrontados de manera frontal. Los dominicanos están conscientes de esto, y están ansiosos de poder trabajar con los Estados Unidos para tomar los pasos necesarios para resolver estos problemas.

La República Dominicana es una joven democracia que ha cosechado grandes avances en cuanto a libertades democráticas. Sin embargo, si estos logros no están vinculados con el avance económico, la misma democracia se debilitará. De ser confirmado utilizaré mi posición como Embajador, utilizando las herramientas disponibles -como la asistencia extranjera y realizando consultas con Ustedes- con el fin de abogar por políticas que fomenten la justicia social y económica, para el beneficio de todos los dominicanos. Quiero ayudar a los dominicanos mejorar su educación y sistemas de salud para garantizar que los pobres no se queden fuera del crecimiento económico de la República Dominicana.

Un tema en la República Dominicana que está vinculado directamente con los valores e intereses estadounidenses es el de los derechos humanos, y muy en particular la situación de los haitianos y de las personas de descendencia haitiana en la República Dominicana. Aunque reconocemos la carga que los inmigrantes de Haití tienen sobre los servicios sociales dominicanos, de ser confirmado espero poder avanzar un diálogo que permitirá dirigirnos hacia los problemas y temas de los residentes que han residido durante largo tiempo en el país y cuyo status migratorio aún sigue sin resolver. A raíz del terremoto ocurrido en Haití el 12 de enero de este año, el Presidente Fernández y el pueblo de la República Dominicana han demostrado su gran preocupación sobre la situación del pueblo haitiano. Se ha pasado una nueva página en las relaciones entre estas dos naciones. Quisiera utilizar esta oportunidad histórica para fomentar una relación mutuamente beneficiosa entre las dos naciones, así como fomentar soluciones a temas pendientes confrontados por personas de descendencia haitiana en la República Dominicana.

Durante largos años he trabajado con la comunidad conformada por las organizaciones no gubernamentales, y sé de primera mano cómo los esfuerzos realizados por estas organizaciones pueden ser una de las fuerzas más efectivas para el avance de nuestras metas. De ser confirmado, espero con entusiasmo poder trabajar en muchas de estas metas, incluyendo un incremento en la cooperación en cuanto a los temas de seguridad, mejoría en los sistemas de educación y salud, fortalecimiento institucional, y desarrollo económico. En la República Dominicana hay ONGs que realizan una gran labor en estas áreas, y me complacería poder fortalecer la relación entre la Embajada y dichos grupos. Cuento con una amplia red de relaciones que utilizaría para avanzar nuestros intereses en la República Dominicana. En particular, también me gustaría invitar a diversas fundaciones estadounidenses para que conozcan el trabajo que realiza los Estados Unidos en pro del desarrollo, en sociedad con los dominicanos.

Asimismo, una de las principales fuentes de conocimiento y capital que podría estar siendo sub-utilizado es el de la diáspora dominicana en los Estados Unidos. He escuchado testimonios de que los dominicanos residentes en los Estados Unidos no invierten lo que podrían invertir en su país de origen. Me gustaría involucrar a esta comunidad para poder tener una idea de cuáles son sus preocupaciones, enseñarles el trabajo que realiza nuestra misión en la República Dominicana, y determinar cómo podemos trabajar juntos para resolver los problemas que nos afectan a ambos.

De ser confirmado, y con el consentimiento de la estructura política dominicana, también espero acercarme a los partidos políticos para felicitarlos en el progreso realizado para consolidar los ideales democráticos al celebrar elecciones libres y justas, y ofrecer entrenamiento para el fortalecimiento de los partidos políticos o asistencia técnica en el área electoral. De esta manera, espero poder fortalecer los avances que los mismos dominicanos han realizado en las últimas dos décadas en relación con la reforma electoral.

Señor Presidente, Miembros del Comité, gracias por la oportunidad de comparecer hoy ante ustedes. Con su consentimiento, juro servir a nuestro país y cultivar nuestra sólida y muy valorada relación con la República Dominicana.

Muchas gracias. Con gusto contestaré sus preguntas.

P.D. Las negritas son mías(EORR)...

0 comentarios: