ShareThis

Emigración, nostalgias, personas y enfermedades...

A veces volver atrás es recuperar la existencia. Releer el pasado y dar vigencia a la memoria nos induce a valorar la vida presente. En algunas ocasiones alguíen me tildó de un "ratón de biblioteca" por aquello de que soy un enfermo en la búsqueda de cosas escritas(libros, revistas, periódicos, hojas sueltas, etc...) porque además tengo la "maldita manía" de recoger cualquier escrito leerlo(aunque a veces ni lo entienda) fotocopiarlo y guardarlo con esa "vana esperanza" de que "algún día pudiera necesitarlo".
Es así como en días de vagancia me enfrento a este enorme cúmulo de "basura"(al decir de mi esposa, mi madre, etc...) intentando volver sobre mis pasos, recoger el pasado y enfrentarlo al presente, virulento y asaz incierto. Hace días que buscaba unas líneas que escribí en aquellas tristes horas en que era "uno más" en el ejercito de emigrantes dominicanos en tierras hispanas.
Todo agujoneado por la carga de xenofobia, racismo, marginación y exclusión con que se llenan los espacios de comunicación(radio, tv, diarios, etc)con el tema hatiano y la problemática que el mismo representa al pueblo dominicano. La irresponsable indiferencia de los poderes públicos, la justificación del poder económico(cosntrucción, agricultura)para la disminuición del uso de la mano de obra criolla con falaces argumentos(y el ocultamiento de las reales razones), el contubernio de autoridades militares de ambos lados y lo peor; el desconocimiento de nuestra población de lo que representa la "inmigración" para nuestro futuro. No abundaré en esto de la "crisis global" y su impacto en la mano de obra inmigrante en sociedades desarrolladas, con aumento del desempleo y la disminución de las remesas. En ocasiones la vuelta a casa de cientos, miles de familias que ven frustrado su sueño, que se despiertan del "american dream" con la amarga pesadilla de saberse extranjeros y por tanto expulsados del "paraiso soñado". En definitiva quiero compartir con ustedes estas líneas que fruto de esa "díficil experiencia" brotara de este espíritu convulso y confuso...No hago juicios, sólo pido reflexión y comprensión y si para algo pueden servir estas líneas sean para conocer "el alma" "el espíritu", "el interior" de un "emigrante"...
________________________________________________________

A Dulce Mª Piña, Omaria Nicole, Penélope, Lizzy y Doña Tina y mis amigos(seres sin cuya presencia mi vida se siente vacia, triste y en angustiosa soledad) -A estos lo dedique en su momento-
*Y a todos los que hoy día se encuentran en la situación de ser emigrantes...(EOR)

Emigración: Nostalgia, Personas y Enfermedades

Dicen que en el Siglo XVI, un médico suizo definió la nostalgia como "enfermedad del país", esto le surgió al observar el nivel de depresión en que se encontraban los soldados de aquel país que no podían regresar a su tierra. En los tiempos actuales relacionamos la nostalgia con un sentimiento, el cual es más o menos sublime y difícil de identificar(puede estar vinculado a añoranza a la tierra dejada atrás o al tiempo que se nos ha ido).
Los seres humanos, vivimos basculando entre dos condiciones un tanto contradictorias. Por un lado somos sedentarios, buscando raíces en las que sostenernos y rutinas o conductas reiteradas en las que nos sentimos cómo dos. Por el otro somos nómadas, el cambio de lugar y la búsqueda de cosas nuevas, con el objetivo de ampliar nuestro horizonte o que nos salven del medio en que nos encontramos si él mismo es hostil o nos excluye.
Desde tiempos inmemoriales las migraciones ha acompañado a los hombres, en ocasiones por una conducta natural y en otras por la necesidad de sobrevivir. Las mismas no tendrían nada de problemáticas si por lo general no estuvieran signadas por la incertidumbre, los conflictos(individuales y colectivos) y los problemas de adaptación.
El aumento del fenómeno de la migración ha sido motivo de incontables páginas en las que se han analizado las ventajas y desventajas de la misma. De ella se habla en términos políticos, sociales, demográficos, laborales o culturales. Un hecho significativo es que, en ella, viven en constante conflicto las razones de índole humanitaria con las sinrazones de la xenofobia. Por mucho que se hable de éste fenómeno, muy pocas veces las palabras se centran en los seres individuales, esos de carne y hueso, que no son más que números en las frías estadísticas. Muy poco se sabe e importa que sienten o sentimos los inmigrantes.
Por regla general toda migración forzosa(como la mayoría de los dominicanos) es traumática. Antes de partir, quien emigra sueña e idealiza su vida en el país de destino con los ornamentos de la libertad y la buscada prosperidad. Una vez allí, el color de rosa de sus ilusiones suele trocarse en el gris y oscuro de un cielo tormentoso. No importa cuanto se cumplan sus expectativas, muy pocos se salvan(nos salvamos?)de los que algunos entendidos ha llamado "El Síndrome de Ulises" o el "mal del emigrante". Esto no es más que un trastorno de adaptación-que por lo general tiene consecuencias en la salud-y que sus causas no son sólo externas(falta de empleo, papeles o de integración en la sociedad que le acoge)sino que algunas, quizás más importantes, son de naturaleza interior como es la nostalgia por el cambio en el modo y medio de vida. Ésta nostalgia, que según algunos especialistas, se manifiesta en llantos, dolorosa tristeza, pérdida del sentido del humor, sentimientos de culpa y desórdenes psíquicos diversos.
Por regla general en todo proceso de cambio hay un balance de pérdidas y ganancias. Pero asimilar las segundas exigen un duro y tortuosos camino hacia la reorganización de la persona(es lo que en sicología llaman "duelo", y que no sólo se ve resuelto con la obtención de un trabajo o de los papeles para garantizar una situación legal y estable. El emigrante se enfrenta a su propio exilio expresado en el conflicto entre lo que deja atrás y lo que encuentra en su nueva sociedad.
Si tomamos como guía lo que dice J. Atxotegui (Psiquiatra y experto en tratamiento de refugiados e inmigrantes en Barcelona)este distingue siete tipos de pérdidas o "duelos: por separarnos de la familia y los amigos, por la lengua, por la cultura, por la tierra, por el status social, por el contacto con el grupo étnico y por los riesgos físicos. Es evidente que todos no afectan a quien emigra.
Es materia común el que los emigrantes identifiquen alguno de estos "duelos" con lo "bueno y deseable", llegando a idealizarlos y sobrevaluarlos, desarrollando de esa manera una forma de nostalgia que le sirve de escudo y refugio, de protección frente a las "agresiones" y "hostilidad" del nuevo contexto social. Pero esto no es un simple "echar de menos" algo o alguien-sería lo más natural-ni tampoco sería la acción honorable de mantener sus raíces, sino que la persona retrasa la reestructuración de su vida en la misma medida en la que prolonga en el tiempo su nostalgia o sus duelos.
A esta conducta no le son extrañas las circunstancias de acogida que les ofrece el lugar de destino. Sin ninguna duda que lograr una integración laboral y social, nos permite elaborar proyectos de vida más firmes y por tanto ocultar las lágrimas de la nostalgia tras el manto de la esperanza de lograr unas determinadas metas. De esa forma uno se siente dueño y señor de su libertad y con cierta capacidad convertirse en "el arquitecto de su propio destino". De forma contraria si la situación de incertidumbres e inestabilidad se prolonga, entonces la nostalgia y la fortaleza de sus elementos debilitadores lo hace de igual manera y con mayor intensidad. Todo ello se traduce en la realización de planes de supervivencia transitoria hasta que llegue la hora del retorno.
Pero, cual es la vacuna a la nostalgia? seguro que no es el olvido. Un "pérdida" es bien asumida, con la rápida y equilibrada asimilación de lo nuevo y la reubicación del recuerdo de aquello dejado atrás, una especie de híbrido entre integración y memoria. Ahora es un tanto evidente que a cada "pérdida" corresponde una labor de tipo diferente. Pues el recuerdo de la tierra o la conservación de nuestra cultura se puede resolver desde el raciocinio y el conocimiento, pero las "pérdidas" referidas a lo afectivo o al mundo de las emociones y los sentimientos(los seres "queridos"), donde el dolor de la separación no podrá ser compensado jamás con la obtener un contrato estable o que aumentar nuestro nivel económico, sino con el deseado reencuentro.
Es bien sabido que cada uno "cuenta la fiesta según la vaya". De igual manera cada emigrante vive y cuenta su experiencia vital de diferente manera. Es innegable que las "agresiones" interiores que uno sufre con frecuencia son tanto o más virulentas que las acometidas externas. Por lo anterior se puede llegar a comprender el alto índice de conflictos-separaciones, maltratos, asesinatos, etc-que se originan en las familias que emigran completas y cuyas cabezas adquieren un nivel de vida más elevado y suficiente. En ésta situación, los menores-que son los más vulnerables a la adaptación cultural y la adquisición nuevas relaciones sociales-son las víctimas de la frustración de ver que a pesar de mejorar sus nivel de vida y de ingresos económicos, esto no le permite tener las mismos bienes materiales que sus pares.
En definitiva, en todo proceso de emigración, existen en cada individuo, múltiples lazos invisibles, quizás más numerosos e importantes que los visibles, sin cuyo conocimiento es imposible realizar un proceso de acogida que pueda ser efectiva y adecuada. El tratamiento y prevención del llamado "Síndrome de Ulises", requiere un trato diferente e individual. La nostalgia no tiene una única dirección ni se presenta de una sola forma, sino que cada "pérdida" o "duelo" es diferente en duración, intensidad y consecuencias y como cualquier enfermedad debe enfrentarse de manera separada y no con medidas únicas y totalizadoras, es decir, con recetas universales.
Edgar Omar Ramírez Read
Valladolid, España
24 de mayo del 2004

2 comentarios:

Arturo dijo...

ya lo tengo, no hagas nada de lo que dije antes.
esta es la solucin perfecta

http://www.atp.com.ar/verpost.asp?ID=1061

http://www.goear.com/

Arturo dijo...

ya lo tengo, no hagas nada de lo que dije antes.
esta es la solucin perfecta

http://www.atp.com.ar/verpost.asp?ID=1061

http://www.goear.com/